Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

viernes, 3 de octubre de 2014

Notas de cata de septiembre

Septiembre comenzó a un ritmo desesperadamente lento en cuanto a lecturas, en parte por cuestiones de tiempo y en parte por falta de concentración, y aunque voy recobrando los buenos hábitos todavía no me siento del todo ubicada. Todo llegará. De momento, lo que llegó fue una canijilla a la familia que pretendo convertir, con el permiso de sus padres (o no), en una futura lectora con la que compartir charlas librescas. De lo leído, aquí dejo las catas:

DEVUÉLVEME MI NOCHE ROTA. José Morand

Aviso: no es una novela, no una novela al uso, cuando menos. Es un álbum de momentos, una discografía confesional, una memoria sinfónica. Una vida reconstruida a pedazos discontinuos a través del factor común de la música, fragmentaria también, incluso descabalada. Y es que lo único lineal de la vida es el tiempo, que discurre inexorable, pero los momentos se alborotan en las habitaciones de nuestra mente y salen a borbotones cuando se pulsa el interruptor adecuado. Aquí, la música es el interruptor: un disco, un tema, un intérprete; con cada uno se enciende una de las partes que conforman lo que ha sido, lo que ha llegado a ser. Directa. A veces dolorosa por la cercanía generacional y emocional de lo contado. Caí en la trampa de la identificación y, así, es difícil de despegarse de las notas sostenidas que, ya antes, estaban en mi cabeza. Que seguirán.

Para maridar con: coleccionistas de música y recuerdos, pesimistas existenciales y corazones nostálgicos.

AGATHA RAISIN Y LA QUICHE LETAL. M.C. Beaton

Intriga ligera en tono de comedia con sello “típicamente inglés” para leer casi de un tirón: una muerte en un pueblecito con encanto y una extraña entrometida empeñada en resolverla pese a quien sea. Está llena de ingredientes clásicos con un regustillo conocido y algún toque chispeante que levanta el sabor, en una combinación lo bastante fluida como para beberse sola. Un cóctel de esos que te alegran, en un momento dado, un mal día en el trabajo. Sabes que luego volverás a comerte la cabeza pero, mientras tanto, qué buen rato has pasado.

Para maridar con: quienes disfrutan con los misterios sin pretensiones y el buen humor.

LA CAÍDA DEL MUSEO BRITÁNICO. David Lodge

Vuelta a la última página, fin, cierro el libro, miro al vacío más allá de la ventana: es una broma. Una broma literaria en forma de comedia de absurdos y equivocaciones. Agarraría a este Ulises trasnochado del cuello para contarle cuatro verdades de la vida, pero probablemente acabaría con él en el pub más cercano, bebiendo una pinta de cerveza y discutiendo sobre libros y religión. Me ha hecho reír. Esta mezcla de trama académica y peripecia vital, llena de referencias (de las que, seguro, se me han escapado varias), tiene mucho donde morder y he mordido a gusto. El puntito cítrico me ha sabido a gloria. He tardado en descubrir a Lodge, pero ahora sé que nos vamos a llevar bien.

Para maridar con: Quienes gusten de los juegos literarios, la risa sardónica y una taza de té bien fuerte con un chorrito de whisky para animar una tarde aburrida.

FELICES LOS FELICES. Yasmina Reza

Donde quiera que sea que estén, si es que los hay, porque la vida real está llena de pequeñas miserias. Como este libro. Un cruce de caminos. Un caleidoscopio. Una colcha de retales llenos de esquinas. La vida contada a través de varias historias que se entretejen, aparentemente dispersas hasta que van encajando, hilo a hilo, hasta completar un tapiz con los bordes abiertos. Porque  más allá del momento captado siempre hay alguna historia más que se puede adivinar. Felices los felices en su limbo, pero esto es la realidad. De la risa al dolor en un instante.  Sabor cotidiano aunque intenso, del que te llena la boca y deja huella en el paladar.

Para maridar con: Bebedores de tragos cortos con sabores largos, los que muerden con deleite la aceituna del “martini seco” de la realidad.

RITUALES. Cees Nooteboom

Aristas. Un prisma. Un cristal facetado que refleja la luz tangencialmente y cambia de color según qué ángulo. Claro, es Amsterdam, allí hay diamantes. Una historia en apariencia simple, un hombre anodino que se define por sus encuentros con otras soledades, una biografía existencial. Tallada con las palabras justas, a veces sorprendentes pero siempre adecuadas. Brilla, resplandece en medio de su patética oscuridad. El filo de los bordes, a veces, corta. No importa saber dónde termina, incluso a veces se olvida, porque lo valioso es el camino que recorre hasta llegar. Y el camino merece la pena.

Para maridar con: los gourmets amantes de los caldos intensos, profundos, de aromas terrenales y placeres lentos. 

28 comentarios:

  1. Leí también en Septiembre la de Agatha Raisin, y como dices, es una novela para pasar un par de tardes entretenidas :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. La boca se me hace agua, no hay ni uno que me resulte indiferente en esta cata y qué precisa y descriptiva en tus palabras, me tienes ganada que lo sepas. Nada, que me voy por donde he venido con ganas de buscar alguno que me falta.
    A esa recién llegada enséñale el sendero, confiamos en tus dotes, lo harás de maravilla. Se fue septiembre pero ya vas saliendo al paso ¿has visto? bieeeen!
    Un beso y gracias

    ResponderEliminar
  3. El de Agatha lo disfruté un montón y a Lodge lo tengo pendiente desde hace tiempo.

    Enhorabuena por esa recién llegada!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Uy, cuántos bombones que nos traes hoy... El primero lo he leído y lo disfruté precisamente por diferente, porque no es novela, por la belleza de alguna de las imágenes/recuerdos que evoca, y por lo mucho que tiene de biográfico.
    Y de aquí me llevo la quiche y la caída del museo, creo que son de esos que me van a gustar. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Unos más y otros menos, pero todos me llaman la atención. Sobre todo "felices los felices".
    Me los llevo anotados!
    Muchas gracias por tu opinión.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Eres mi perdición... Ay felices los felices... Gracias por acompañarme este ratito!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Esa recién llegada va a tener a la mejor guía, estoy segura. Si esto es una muestra de lo que eres capaz de elegir y saborear... chapeau. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. Hace años leí Lodge y recuerdo haberme reído mucho, muchísimo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El que más me suena es el primero porque he visto varias reseñas en los blogs que sigo y me ha llamado la atención La caída del museo británico
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Entiendo bien lo de la falta de concentración la he padecido muy mucho este verano, ahora parece que voy por buen camino. Y.. eh... enhorabuena por la canijilla ;) (serás buena guía).
    No conocía el libro de José Morand, le echaré un vistazo para ver si esos flashes musicales me son ajenos o próximos.
    Tendré en cuenta el de la quiche, porque oye ¿quién dice no a un buen rato? Cómo sean los otros ratos ya se verá ;)
    El de Lodge no lo tengo tan claro, pero hay más opciones del mismo autor que me tientan
    El de Yasmina Reza lo tuve en las manos, varias veces, cuando fui de ruta librera por Madrid, pero... pero la palabra "sadomasoquismo" me echó para atrás. No sé, ya veremos.
    Y Nooteboom, hay varios en parrilla de salida. No tenía este Rituales pero lo añado. Habrá que catarlo... ;)

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
  11. No he leído ninguna. Además mis lecturas también van muy lentas y creo que seguirá así durante meses. A ver si encuentro las lecturas adecuadas. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me pido el de Lodge!!! Qué ganas tengo de leerlo, la verdad...
    Y Reza me gustó, intensidad seguramente es la palabra que mejor lo define.
    Buenas lecturas, a ver octubre
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Las catas de este mes me atraen menos, será que tampoco yo ando muy concentrada ni muy ágil. Disfruta de la pequeñaja!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Agatha Raisin y la quiche letal lo leí este verano y me divertí. Y más que apuntado está La caída de museo británico para tomar con una buena taza de té pero sin "añadidos", jeje.
    Besines,

    ResponderEliminar
  15. Zazou aunque tu septiembre haya sido algo lento como dices, te han salido unas buenas catas. Del grupo me quedo con David Lodge porque me encanta su humor, el mundo universitario que disecciona con tanta maestría. Me alegra de que lo disfrutases.
    Un abrazo y ¡feliz inicio de Octubre!

    ResponderEliminar
  16. Me apunto algunos de los que comentas.

    Bs.

    ResponderEliminar
  17. Yo también ando descentrado, estoy que ni me hallo ni me ubico...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. Menuda cata, me llevo de cabeza Felices los felices, me pongo a investigar pero ya. Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Laura: A veces es lo que hace falta, ¿verdad? Reconozco que me lo pasé muy bien y me animó su lectura.

    Marilú: Gracias a ti y a tus sonrisas :-D Siento haberte... qué diablos, no, no siento haberte tentado en absoluto. A ver qué pescas y qué cuentas.

    Ginger: Gracias :-) No dejes escapar a Lodge, merece la pena.

    Mónica: Yo también creo que te gustarán, además Lodge tiene donde rascar.

    Cristina: Pues nada, anímate y cuéntanos tu opinión, a ver si te gusta como a mí.

    Carax: Perdidas las perdidas, vamos a acabar XD Espero seguir perdiéndote.

    Marisa C.: Gracias por tu confianza. Ya me dirás si te lanzas sobre alguno ;-)

    Agniezska: Ha sido el principio de una relación que espero sea duradera...

    Tatty: El de José Morand, desde mi punto de vista, merece la pena. Fue una apuesta a ciegas y me he alegrado mucho.

    Ana Blasfuemia: Lo del sadomasoquismo es una etiqueta equívoca, no hay nada que lo aproxime a la literatura erótica de moda. Ni de lejos. Y a la canija la llevaré por caminos lectores, ya verás :-))

    Lady Aliena: Ánimo, las encontrarás, ya verás. Hay temporadas, sabes... ;-)

    ResponderEliminar
  20. Mientras Leo: Lodge ha sido un buen encuentro, espero que a ti también te lo parezca ;.)

    Qué estás leyendo: Gracias, Marga. Casi mejor no aumentar la lista, ¿no? Je, je.

    Carmen: Qué sobria, casi me avergüenza mi "aditamento" (que, te voy a ser sincera, suena muy de aquellas tierras pero no es de mi gusto, ja, ja).

    Marie: Gracias y espero que coincidamos en lecturas por ahí (ya lo hemos hecho en alguna).

    Juliet Jones: Intenso, muy poblado, para hacerse hueco entre los recovecos. Pero fue una lectura muy enriquecedora.

    Ángela León: Pues espero que te gusten :-)

    Manuela... ¿o Manolo? Lo de descentrado me despista... ja, ja, ja. Qué malos son los lunes. Nos iremos encontrando, ya verás.

    Meg: Pues ya me dirás los resultados de tu investigación. Espero que no acabar con un golpe en la cabeza :-P

    ResponderEliminar
  21. Eso, eso, tu inculca la lectura, aunque sea a escondidas, jajaja.
    De los que has comentado, solo conocía el primero, pero nunca me llamó la atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de a escondidas, que se vea, je, je.
      Si no te llama ninguno, pues nada, mujer. Ya te gustarán otra vez ;-)

      Eliminar
  22. El de Agatha y La caída del Museo... me llaman mucho la atención, es mi tipo de humor (o eso me creo yo).

    Y a esa sobrina (o asimilada) conviértela en lectora y te lo agradecerá toda la vida. Yo lo haría, por lo menos.

    ResponderEliminar
  23. Pues yo también creo que son de tu estilo, o por lo menos te vas a echar unas risillas con ellos.
    A la sobrina ni te cuento como la voy a encauzar, ja ja ja ja (como lea mi hermana esta risa siniestra no me deja acercarme a menos de cien metros).

    ResponderEliminar
  24. Por una vez me voy a resistir los británicos, que son los que siempre se hacen con mi voluntad, y me decanto por el holandés.

    Enhorabuena por esa sobrinita. Te esperan grandes momentos a su lado (y a ella también).

    ResponderEliminar
  25. No tienes permiso, tienes petición oficial!!! No sabe la suerte que tiene esta futura lectora...;-)

    ResponderEliminar
  26. Te admiro por resistirte, Ángeles. A mí me cuesta un mundo. Pero Nooteboom también merece la pena. Gracias :-)

    Oficial y en abierto, qué bien. ¿Eso es carta blanca, hermana? XDD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...