Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

jueves, 28 de enero de 2016

Empezar de cero

A veces necesitamos cambiar algo en nuestras vidas, a veces es la vida quien nos obliga a hacerlo. Dejar atrás costumbres y errores para cambiarlos por otras costumbres y también otros errores. O simplemente hacemos recuento de propósitos y objetivos sin cumplir y pretendemos, entonces, reiniciar la partida con nuevas reglas.

Es imposible: el juego no funciona así. No podemos cambiar las reglas de pronto y dar la vuelta al tablero, e ignorar que eso afectará a todo lo ya ocurrido o por ocurrir.

No. Ya no somos una tabula rasa, un papel en blanco que se pueda volver a rellenar. Esta hoja no se rompe sin más.



Todo forma parte de nosotros. Todo lo que hemos dicho y hecho, lo que hemos sentido y pensado, incluso lo que hemos desechado permanece. Los aciertos y los fallos nos han marcado y construido; no se pueden arrancar de raíz. Ni siquiera una repentina amnesia podría anular lo que hemos sido, las huellas que hemos dejado, aunque no logremos recordarlo.

Somos un palimpsesto que se ha cubierto una y otra vez de líneas, puntos y colores. No se pueden borrar completamente. Siempre quedará el rastro de otra silueta ahí debajo.
Empezar de cero.

Volver al inicio.

Borrón y cuenta nueva.

Solo un autoengaño.

Empezamos de uno y medio, de diez, de sesenta y nueve, de ciento volando hacia cualquier lugar. Sin desprendernos de todas las pequeñas partes que nos forman, tan solo de las que nos lastran.

Reanudamos, en el sentido de volver a anudar lo que se ha desatado.

Retomamos, corrigiendo errores.

Reconstruimos. Reparamos. Y, muchas veces, a pesar de todo, recaemos.


Y volvemos a empezar. 

-----

Imagen: Las ruinas de Eldena, pintura de Casper David Friedrich (1825)

7 comentarios:

  1. Pues es una suerte no tener que empezar de cero. Ya sé que a simple vista parece más sencillo empezar de cero, pero no es verdad. Todas nuestras experiencias nos enriquecen y nos mejoran, todas, absolutamente todas. Por eso es mejor empezar desde nuestra experiencia. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bravo! Plas! Plas! Plas!
    Solo nos queda levantarnos, "Y volvemos a empezar". Reanudar la marcha, pero desde ahí, desde ese punto del camino donde dejamos de pedalear.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho reordenarme, me resulta más práctico que empezar de cero.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Volver a empezar más que una obligación es una opción. Podríamos pasarnos la vida lamentándonos pero elegimos no hacerlo, y eso es lo que nos diferencia. Me ha encantado esta entrada. Biquiños!

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuánta razón, querida Zazou! Nos engañamos pensando que no volveremos a ser lo que hemos sido, qué no nos equivocaremos como hasta ahora. Pero lo hacemos, porque somos quienes somos: el resultado de lo que hemos vivido y hecho. Como bien dices, es mejor reparar, reconstruir. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Nos reinventamos y eso es mucho más interesante y complejo...pero está lleno de creatividad...de ilusión...de esperanza.
    ¡¡Un abrazo grande!!(preciosa reflexión)

    ResponderEliminar
  7. Empezar de cero sería una insensatez. Solo desprendernos de lo nocivo, de la carga; lo demás nos sustenta.
    Besines,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...