Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

miércoles, 2 de julio de 2014

Notas de cata de junio

Aunque empecé con unos cuantos titubeos, el mes ha resultado ser tan pródigo en adquisiciones como en lecturas a pesar del bache de un puente algo despendolado en cuanto estas últimas se refiere. Lo cierto es que el tiempo libre no lo dedico a leer, o no solamente a leer. Pero eso es otro capítulo para otra historia… De momento, este es el resultado de mis últimas catas lectoras.

MASHENKA. Vladimir Nabokov.

Historia de tintes autobiográficos, recrea una Alemania de entreguerras en la que los emigrantes rusos viven sus sentimientos contrapuestos hacia la madre patria y, en ese paisaje, el narrador recorre el tablero del juego de la memoria y el deseo. Es Nabokov y eso ya son palabras mayores. Es obra primeriza e imperfecta, sí, pero en su brevedad late el talento para la creación de personajes singulares, de escenarios vívidos y de momentos turbadores. El perfecto aperitivo antes de pasar a platos principales.  


INGLATERRA, SU INGLATERRA. A.G. MacDonell

Para un amante de la sátira como yo, esta es novela obligada. Galopante humor británico dedicado a desollar al pueblo inglés a manos de un escritor escocés contratado por un galés: hilaridad asegurada. Me reí incluso durante la detallada descripción de un partido de cricket, siendo como soy una completa ignorante en el tema con grandes posibilidades de desmayarse de aburrimiento. Los retratos son más que agudos: son punzantes. La historia en sí es más bien floja, pero la corrosión, capítulo a capítulo, de la sociedad intelectual inglesa de la década de los veinte es verdaderamente sabrosa. Y la risa se agradece tanto.

LOS WATSON. Jane Austen

Toda una lástima que esta obra quedara inacabada, no tanto por conocer un final que puede ser previsible como por disfrutar del tratamiento que se podría haber dado a los personajes. Porque lo que está escrito promete, aunque se advierte a ratos la falta de pulimiento (perdóname, Jane, si me lees desde el cielo) que le daría la revisión, una vez terminado. Sobre todo, me quedo con las ganas de conocer mejor a esta mujer de carácter que habría sido Emma Watson y de disfrutar con la ironía que me ha dejado hambrienta de más Austen. Y os seré sincera: no me importa qué ocurriría sino cómo lo contaría ella.

EL INTOCABLE. John Banville

Lo abrí con un poco de respeto tras el premio de Banville, temiendo unas profundidades que no supiera alcanzar. Quizá fue por eso. Porque la prosa era fluida y elegante; la historia resultaba interesante; la estructura se construía con gran precisión. Me gustó el dibujo de los personajes (a ellos les tuve antipatía) y de sus relaciones. Sin embargo, algo de chispa me faltó. Algo de emoción que me agarrara con fuerza y me arrastrara sin que pudiera resistirme, como esperaba ante una trama de espionaje. Eso me falló.

AL FARO. Virginia Woolf

Relectura que ha vuelto a traerme a Woolf después de… de muchos años. Virginia críptica, Virginia simbólica, Virginia sinuosa. Como entonces, ha vuelto a fascinarme. Esa sucesión de impresiones como brochazos que parecen caprichosos y, sin embargo, van conformando una imagen que, desde la perspectiva adecuada, se ve con una claridad que casi deslumbra. Lirismo envolvente y, por debajo, una sombra de ironía. La luz penetrante del faro rompiendo la oscuridad. Hermosa, siempre.  

*Esta relectura se la agradezco al reto de Escritoras Únicas, en particular a Meg Cazaestrellas, por sugerir a una de mis autoras fetiche.

ÉRASE UNA VEZ. Margaret Atwood

Érase una vez una mujer, érase una vez un hombre, érase también una relación entre los dos. Una relación tan complicada como ellos la querían hacer, porque la mayoría de las veces somos las personas quienes retorcemos la vida para pelearnos con ella. Esta es una colección de vidas, de relaciones, de retorcimientos, de mujeres y hombres que no saben qué hacer con todo ello. Atwood forense de los pequeños crímenes del devenir cotidiano, incisiva y expresiva, poética y sarcástica. Atwood imperdible.

EL PENSIONADO DE NEUWELKE. José C. Vales

Abducida, creo que esa es la definición más adecuada para mi estado durante esta lectura. No ha sido sólo por la trama de misterio, con ese toque decimonónico tan bien conseguido (me recordó un poco a la Gaskell de los cuentos góticos), sino por la cuidadosa y sugerente escritura que la desarrolla. Emoción, que no emotividad. Claridad de lenguaje para plasmar la oscuridad de la atmósfera. Personajes vivos. Escenarios palpables. Cada página, una mano que te atrapa con caricias, porque no hay seducción más persistente que la delicadeza. Una verdadera gozada.


DIARIO DE UNA VOLÁTIL. Agustina Guerrero

Hacía mucho que no me lanzaba sobre un libro de humor gráfico, básicamente porque estoy más acostumbrada a las piezas pequeñas, de tanto en tanto. Pero Agustina Guerrero me tenía enamorada de su volátil y, en cuanto llegó a casa, me lo zampé de un tirón. No fui capaz de parar. Supongo que, como muchas de nosotras, me siento identificada con muchos de los rasgos de esa encantadora e imprevisible mujer del día a día. Creo que la adoro.

EL LIBRO (DE LOS 50 AÑOS) DE FORGES. Antonio Fraguas “Forges”.

Este lo racioné: lo leí en dos veces. Forges, incombustible, me tiene captada desde la primera vez que leí una de sus viñetas en un periódico. Casi dos tercios de mi vida, calculo, siguiendo su aguda visión de la actualidad, su ánimo crítico y ácido y, no obstante, un tanto esperanzador. Como decía Benedetti, no es un pesimista sino un optimista bien informado. Sobre todo, es grande.


Nota de disculpa:
Me avergüenza haber detectado varias faltas en la entrada: detestables omisiones y un acento asesino, lo más obvio. Perdonad el descuido. Están corregidos. Creo. Mi despiste esta semana es descomunal.

19 comentarios:

  1. Como siempre, hablas de autores a los que tengo muchas ganas de leer: Atwood, Nabokov, Austen... Pero la que cae seguro este verano es Virginia Woolf. Tengo por aquí cinco o seis libros suyos, y mi intención es leer al menos tres (entre ellos "Al faro"), alternándolos con novelas más actuales.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que me encantó "El pensionado de Neuwelke", así que me alegro mucho que a ti también, lo recomiendo muy mucho. Por cierto, qué grande Margaret Atwood, es una de mis preferidas, si no la has leído ya, de ella te recomiendo "Penélope y las 12 criadas". Muy buena.
    Y me muero de ganas de leer "Inglaterra, su Inglaterra" porque soy mucho de ese tipo de humor, seguro que me gusta. Aunque me está costando encontrar el libro en las librerías habituales. Bss

    ResponderEliminar
  3. "Inglaterra, su Inglaterra" sería mi elección si tuviera que escoger una de tus propuestas. Es mi tipo de humor, definitivamente.

    ResponderEliminar
  4. Con alivio, no añado nada a la saca que no tuviera ya. De "Inglaterra, su Inglaterra" no sé si llegué a leer algún comentario desmoralizador pero le seguí teniendo ganas, Margaret Atwood fue una autora que empecé a leer cuando le dieron no sé qué premio, hace tiempo que tengo ganas de echarle el ojo otra vez. Y la volátil me vino en un momento muy oportuno en el que necesitaba una sonrisa :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Como te comenté en Twitter tengo El pensionado de Neuwelke en casa, pendiente...como tantos...no me da la vida para más y, además, tengo una pereza lectora últimamente que da miedo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me pasa lo mismo contigo, Rusta, así que vamos pasándonos la pelota :-) Espero tus impresiones sobre Woolf. Aún me quedan libros suyos pendientes, pero lo que llevo me tiene fascinadita. Y siempre nos quedará "La niña del faro" para coincidir.

    Ay, Mónica, es que tenía algo de hechicero. Y la escritura, me encantó cómo estaba escrito. Con esos toques de ironía tan sutil. Y las referencias metaliterarias. ¡Ay, los perros! Lo he disfrutado muchísimo. A Atwood llegué, precisamente, a través de un libro de relatos (soy muy de relatos) y luego leí una novela. Ahora quiero retomarla.

    Si te gusta la novela satírica, Agnieszka, la disfrutarás. Ya te digo que hay partes que para los no-ingleses pueden resultar aburridas (no fue mi caso), pero es muy divertido.

    Investigaré ese premio a Atwood, Ana. Si lo sabía, no lo recuerdo (lo cual no es de extrañar, dado mi sempiterno despiste). Pero tengo una pila de libros suyos para volver a ella. Y con la volátil, en parte, me pasó lo mismo. Que ando un poco submarina últimamente.

    A veces salta esa pereza lectora, Manuela, y nos sorprende. Eso de "no me da la vida para más" me suena tanto, tanto, y no sólo referido a los libros. En fin. Las limitaciones. Cómo nos cuesta enfrentarlas.

    Gracias, chicas :)

    ResponderEliminar
  7. Al Faro es mi libro favorito no sólo de Woolf, sino que de toda la literatura. Hay tanto escondido detrás de cada palabra que da igual cuantas veces lo lea, siempre seguiré encontrando cosas nuevas. Además, la prosa de Woolf me parece mucho más lírica y hermosa que en el resto de sus obras.

    A Banville lo tengo pendiente. Lo descubrí hace poco y me llamó la atención. No sé aún con cual empezar pero el que mencionas no sería un mal comienzo...

    Me apunto el de Inglaterra, su Inglaterra. Todo los satírico es recibido con los brazos abiertos en mis estanterías

    Besos! :)

    ResponderEliminar
  8. Cuando veo la palabra "cata" en tu blog, afilo el diente y me preparo unos buenos piscolabis para disfrutar de tu selección. Y es que no me defraudas :)). Esta vez me quedo con INGLATERRA, SU INGLATERRA, de A.G. MacDonell (me ha atrapado lo del sentido del humor "brithish" y con el inacabado de Austin. Abrazos enormes.

    ResponderEliminar
  9. A mi "Los Watson" me gusta bastante, como relato corto da gusto, aunque claro también daba para mucho más…
    Esa edición es la que tengo yo, una cocada! ^^

    Tengo muchísimas ganas de leer "Al faro" a ver si lo logro pronto!
    Bsote!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Precisamente El pensionado de Neuwelke está ahora de oferta por 6 euritos. Lo vi el otro día y estuve a punto de comprármelo, pero al final lo dejé pasar. Quizás me lo piense mejor.
    El de Jane Austen es otro que tengo muchas ganas de leer.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Virginia es mucha Virginia, Paula. Yo no he encontrado todavía un libro suyo que no me gustase y eso que "Orlando" al principio me costó. Claro que todavía me quedan varios por recorrer.

    Eso de afilarte el diente me da un poco de miedo, Marisa, casi suena sanguinario, je, je. El "Inglaterra, su Inglaterra" ya te digo que me hizo saltar la carcajada. Tiene unos puntos cínicos que... en fin.

    Me encanta la edición de "Los Watson", Magrat, y la promesa que supone. Pero es como un comer un bombón cuando te apetece la caja entera :-D

    Compré Neuwelke en su precio original, Seri, pero como es edición de bolsillo no fue un gran desembolso... y además mereció la pena, mucho. Ya me dirás si lees alguno ;-)

    Besucos.

    ResponderEliminar
  13. Me estaba resistiendo yo a la volátil, pero al final caeré...Muy buena cata, me alegro de que el Pensionada te haya cautivado, ahora la edición normal está a 5,95 €. Una joya muy recomendable. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Ay las notas de cata que incrementan mis listas a niveles inasumibles! Me llevo a Jane, Virginia, Atwood, al pensionado y la sátira. Alguien da mas??
    La volatil me ganó.
    Besos y disfruta de julio

    ResponderEliminar
  15. No me ha importado nada, nadita, pagar el importe íntegro, Meg: ha merecido la pena. La volátil tiene un no-sé-qué-que-qué-sé-yo :-))

    Pues no te llevas nada, hermosa XD Disfruta tú también, Carax, y aprovecha a relajar un poco esa mente tan ocupada.

    ResponderEliminar
  16. Este mes compartimos Watson. Me llaman la volatil y el pensionado. Iremos haciendoles hueco.

    ResponderEliminar
  17. Esta compenetración, ja, ja... Tengo curiosidad por si volvemos a coincidir en alguna lectura este mes. ;-)

    ResponderEliminar
  18. Me encantas tus catas Zazou! Siempre me llevo buenos bocados de ellas :) Esta vez a Margaret Atwood a la que le voy dando largas maléficamente e Inglaterra, su Inglaterra; mira que yo tampoco entiendo mucho de cricket, pero con lo que son capaces de hacer conmigo los ingleses y su humor...Seguro que me troncho :)

    ResponderEliminar
  19. Pues ya me dirás si te lanzas con Atwood, a ver qué te parece. Yo tengo que retomarla, porque aparte de estos relatos no he leído mucha narrativa suya. Llegué a ella a través de su poesía. A ver si sigo disfrutándola.
    Gracias :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...