Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

domingo, 5 de enero de 2014

Notas de cata de diciembre de 2013

Tras una mala temporada en la que mi ritmo de lectura se vio ralentizado, en diciembre he podido recuperar la buena forma lectora y espero poder mantenerla durante el año que comienza. Sólo necesito el alimento adecuado: libros estimulantes, como los de este mes recién terminado. A ver si los Reyes Magos me proveen de unos cuantos.

LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE. Rosa Montero
Ni ensayo, ni biografía, ni libro de memorias y todo a la vez. La última creación de Rosa Montero me ha tenido tan enganchada me la he devorado en dos suspiros. A través de una remembranza de Marie Curie, a partir de biografías sobre ella y de su propio diario, se recorre la intensa peripecia vital de una gran mujer y, entrelazado con el dolor de la pérdida de su marido, Montero expone su propio dolor, lo exorciza. Se habla también de la condición femenina, del lugar de la mujer, de posibilidades y expectativas; te habla, más bien, porque lo hace de tú a tú. Ha sido como una conversación que me he alegrado de mantener.

TRES NOCHES. Austin Wright
Juego literario a dos voces, o más bien a tres: la del autor, la del escritor dentro de la novela y la de la lectora que se deja llevar por los recuerdos. Historias que van emergiendo, una dentro de otra como muñecas rusas, y en el centro de todo la incertidumbre de la existencia. Una lectura a ratos inquietante, de esas a las que sé que volveré en algún momento.

LA SEÑORA LIRRIPER. Charles Dickens
Dickens es un clásico navideño, aunque nos temas que trate no sean netamente navideños, y este año inicié con él la temporada. Se trata, en realidad, de una colección de relatos escritos por varios autores para la revista que Dickens publicaba. Vertebrados a lo largo de una trama independiente, se suceden varios cuentos de diferente calado, humorísticos algunos y otros dramáticos y algo oscuros narrados por escritores como Elizabeth Gaskell o Charles Collins (hermano del célebre Wilkie), entre otros. Un entretenimiento para abrir boca.

MASCARADA. Terry Pratchett
O “El fantasma de la ópera” adaptada al Mundodisco. Otro de los homenajes literarios que la pluma satírica de Pratchett dedica a los grandes clásicos y que aprovecha para abrir el telón de los vicios y virtudes del ser humano, siempre vistos desde el lado de la carcajada.

UNA SONRISA, POR FAVOR. Jean Rhys
Una sonrisa, una lágrima, una memoria quebrada. Los recuerdos de Jean Rhys se fragmentan en capítulos intensos en su brevedad, tan intensos como lo era su literatura. Se sorben delicadamente, se paladean, se deja uno empapar poco a poco por su textura envolvente, por su sabor amargo. Con los ojos cerrados. Como una taza del chocolate más puro.

SABER DE LIBROS SIN LEER. Henry Hitchings
A pesar de lo capcioso del título, es un ensayo que recorre algunos de los libros más celebres de la literatura y, con la excusa de instruir en su conocimiento en pro de la no lectura, nos da una perspectiva tocada por el humor de la crítica literaria. A la postre, la conclusión es clara: saber de libros sin leer no es posible sin hacer el ridículo. 


MUJERCITAS. Louise May Alcott
Releer un libro de la infancia con la perspectiva que dan tantos años de distancia es una experiencia interesante. Es la misma obra sentimental, divertida y moralista que leí entonces, son mis ojos los diferentes pero, pese a ese tono que a veces peca de ingenuo, para mí no ha perdido la frescura ni he dejado de disfrutar, página tras página, de las peripecias de las hermanas March. Además, esta edición de Lumen recupera el texto completo y las preciosas ilustraciones de Frank T. Merrill, lo cual hacen de ella una lectura deliciosa en cualquier momento.


LA NAVIDAD DE UN NIÑO EN GALES. Dylan Thomas
El brillante lirismo de Thomas y los hermosos dibujos que lo ilustran hacen de este libro una pequeña maravilla para los sentidos. Tierno, ingenioso, poético, humorístico… Cada escena tiene vida propia, cada palabra se vuelve necesaria. Es la lectura navideña más hermosa que he leído en muchos años.

EL CUENTO DE NAVIDAD DE AUGGIE WREN. Paul Auster
Otro relato convertido en libro gracias a la compañía de unas ilustraciones muy especiales que dan color a esta historia algo más que navideña. Auster hurga en los recovecos del alma humana a partir de un objeto banal, de un momento cualquiera. Aquí, a partir de una cámara fotográfica, nos regala algunas escenas memorables, como la colección de fotografías de Auggie. Ha sido un cambio de registro de lo más satisfactorio.

84, CHARING CROSS ROAD. Hélene Hanff
Otra relectura, esta tras un lapso mucho más reducido, pero la reciente reedición la ha vuelto a traer a primer plano y el estupendo recuerdo que tenía de ella me hizo volver a cogerla. Como entonces, la leí de un tirón, abducida carta tras carta. Y, como entonces, me costó despertar del sueño de fascinación en que me sumió. 

EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM. Natalia Sanmartín Fenollera
Quizá esperaba más de una novela en la que los libros parecían tener parte del protagonismo, pero la verdad es que su lectura me ha dejado un poco fría. Cuidadosamente escrita, con un toque decimonónico apropiado para el ambiente en que se desarrolla, ese aire de intemporalidad se me hizo un tanto distante, hay hilos que no terminan de atarse y el final resulta previsible. Me entretuvo pero no me apasionó. La nota anecdótica: la mención de “Mujercitas”, que últimamente parece acompañarme a donde vaya. 

11 comentarios:

  1. Hay varios que me llaman la atención. Quiero probar con el de Terry Pratchett, que sólo he leído uno de él y no me gustó demasiado. A ver si encuentro otro que me guste más.
    Mujercitas también es es clásico de mi infancia, pero soy de las que se enfadaron mucho con el final. La continuación, Hombrecitos, me está esperando desde hace tiempo para leerlo, que tenía previsto hacerlo en Navidad y entre unas cosas y otras lo he dejado pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La que más me llama la atención es la del niño de Gales. Lo vi en el blog, creo que de Yossi, y me gustó mucho la sinopsis.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu opinión sobre La rídicula idea de no volver a verte. Es real, cercano...magnífico y el título es una frase tan redonda que contiene en ella todo el libro.
    Con Terry Prachet me estás picando no he leido nada, ¿por dónde empiezo?

    ResponderEliminar
  4. ¿Os estoy picando con Terry Pratchett? :-D Es un autor peculiar, de los que se "aman o se odian", con un humor muy particular. Como he dicho en otras ocasiones, no puedo garantizaros que os guste. ¿Por dónde empezar? La lógica dice que por el principio, aunque creo que los dos primeros libros (en realidad uno dividido en dos partes) son los más flojos. Quizá con "Mort" o "Brujerías"... Podéis investigar sobre él aquí: http://mundodisco.dreamers.com/ y decidir vosotras mismas.

    El de Dylan Thomas es una preciosidad, Aliena, pero el de Hélene Hanff... ah, si te gustan los libros no dejes de echarle un vistazo.

    Si lees "Hombrecitos", Seri, espero saber qué te parece ;)

    Tienes razón, Qué estás leyendo, la frase es genial. Es una lástima que Marie Curie no se hubiera dedicado a escribir, porque su diario tiene un algo especial. Y ya que estamos, te recuerdo que tú tienes la culpa de mi relectura de "84, Charing Cross Road". Gracias :)

    ResponderEliminar
  5. Solo puedo darte la enhorabuena. Esa vuelta tuya a la "buena forma lectora" te ha salido muy bien. Algunos de ellos me parecen de lo más interesante. Gracias por tus catas, me vienen fenomenal. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Algunos los he leído ya y otros los tengo pendientes como el de Dylan Thomas y el de Paul Auster. Con Pratchett no me he decidido todavía (aunque tengo algún libro en casa que me regalaron hace tiempo).
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. De todos ellos solo he leído Mujercitas hace tiempo que me gustó mucho y este año pasado 84, Charing Cross Road que también disfruté. Luego hay alguno como el de Rosa Montero que me apetece
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Si sirven de algo mis pequeñas impresiones, me doy por contenta, Marisa. A ver si recupero pronto mis rutinas y me suelto la melena.
    El de Dylan Thomas te gustará, Gi.
    Espero que te guste el de Montero si lo lees, Tatty.
    Besos, chicas ;)

    ResponderEliminar
  9. De momento no voy a dejarme tentar por Terry Pratchett, manque te pese :P Pero del resto, madre mía, todos practicamente en pendientes... qué barbaridad. Aunque sospecho que a ti tampoco te fa a faltar alimento para seguir manteniendo ritmo lector ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Qué barbaridad! A mi diciembre me ha cundido poquísimo
    Has traído libros estupendos, de Rosa a Pratchett, eso es versatilidad"
    Besos

    ResponderEliminar
  11. En otras tentaciones caerás, Ana, todas tenemos nuestras debilidades ;) Además de una enorme pila de pendientes.

    Tenía que remediar el bajón de los meses anteriores, así que me puse el turbo, Mientrasleo. Y me gusta la variedad.. aunque a veces me pongo repetitiva, lo confieso.

    Un besazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...