Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

sábado, 14 de marzo de 2015

Vuelta al año en 52 (o más) cuentos: Katherine Mansfield.

Jornada X: Los verdaderos fantasmas.

No solo era inevitable sino obligado parar en esta estación del recorrido: el territorio Mansfield, este paraje en el que la orografía única del cuento domina el horizonte. Me ha costado decidir en cuál de los apeaderos detenerme porque todos tenían algo que ofrecer (y lo sé porque he paseado entre ellos muchas veces), una sonrisa o una lágrima para beber, el bocado crujiente de una tensión contenida o el mero placer contemplativo durante un instante. Este cuento, por ejemplo, lo tiene todo.

LAS HIJAS DEL DIFUNTO CORONEL. Katherine Mansfield.

Los verdaderos fantasmas son los recuerdos, esa no presencia que nos acompaña incluso a nuestro pesar y nos lleva por caminos que, muchas veces, no querríamos recorrer. Las costumbres adquiridas y arraigadas en lo profundo, tan difíciles de dejar atrás si no es en un supremo ejercicio de voluntad liberadora. Los fantasmas los llevamos dentro.

Katherine Mansfield, sabiamente, nos lo enseña a través de este relato que aúna lo cómico y lo amargo para hablarnos de ese punto de inflexión en la vida que son los cambios y la manera de enfrentarse a ellos, tomando el pulso a las debilidades y dejándolas al descubierto, burlona y elegante a un tiempo. Dos solteronas entrañables, una muerte que lo marca todo y una pérdida que no es la que parece. Porque siempre, bajo la superficie, está la verdadera historia.    
En esta ocasión, he elegido la manejable selección de cuentos de Mansfield titulada “Preludio y otros relatos”, en edición de bolsillo de Alianza Editorial (1993), con traducción de Lucía Graves y Elena Lambea.
Allá vamos, mundocuento, a dar un paso más… 

10 comentarios:

  1. Con los fantasmas del pasado hay que hacer paces o nos arruinan el presente y el futuro.
    Será interesante ver cómo lo hacen las protagonistas de K. Mansfield.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Mansfield. ¿Has leído sus diarios? Si no lo has hecho, te los recomiendo, son geniales :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Buena estación, sí señor. No la conocía, así que, lo mismo me subo también a este tren y me doy un garbeillo por la zona. Yo siempre sigo tus sabios consejos, ya lo sabes. ;D Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Ultimamente no doy abasto. Me conformaré con compartir tu disfrute. Un beso

    ResponderEliminar
  5. A mi este apeadero se me ha pasado y tengo que repostar en algún momento. Uauuu!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Agniezska: El pasado es un ogro que a veces nos devora. Mejor mantenerlo vigilado. Prueba a Mansfield, es magnífica.

    Letras con la sopa: ¡Claro que los he leído! Hasta los tengo repetidos, en dos ediciones, ja, ja. Y la biografía que escribió Claire Tomalin. Mitofilia.

    Marisa: No te impediré el paseo, no puedo ser imparcial: adoro a Mansfield desde niña y no dejo de recomendarla.

    Questasleyendo: Disfruta con calma, que es la manera mejor de hacerlo, y no te atragantes. Tómate tu tiempo. Mientras, te voy llenando la saca.

    Marilú: Reposta, es combustible de buena calidad. Tiene piezas excelentes.


    Gracias por la visita :)

    ResponderEliminar
  7. Últimamente me persigue esa idea de las costumbres y los hábitos arraigados y la posibilidad de cambiarlos o abandonarlos. Me encuentro citas y reflexiones al respecto por todas partes! Y ahora llegas tú, y zas, otra vez. Y ya sabes lo que pasa cuando los libros y sus palabras nos persiguen, claro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tónica de las vidas atadas con palabras... las llevamos con nosotras.
      Por las coincidencias, chin-chin.

      Eliminar
  8. Me estoy leyendo sus relatos, el otro día me compré sus cuentos completos, y ya me he leído varios, me están gustando mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una estupenda cuentista, desde luego.
      Besucos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...