Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

martes, 3 de marzo de 2015

Notas de cata de febrero

Más vale poco y bueno que mucho y malo o eso suele decirse. Sea como sea, este pasado mes he cumplido con la máxima en lo que a lecturas se refiere, lo cual resulta de lo más satisfactorio. He desempolvado un libro que ya era tiempo de leer, he descubierto otro de lo más delicioso (gracias, Mónica Serendipia), me he reencontrado con dos escritores que ya me habían gustado y ahora me han terminado de enamorar y he regresado a uno de mis libros “indelebles”, de esos que me marcaron para siempre (ExLibris, de Anne Fadiman, que ya comenté).

Estas han sido mis impresiones:


Hacía tiempo que no deambulaba por países imaginarios y, al iniciar este viaje, me di cuenta de que los echaba de menos, por eso recorrer esta Tierra Límite llena de magia y encanto me ha resultado de lo más gratificante. La creación de un nuevo mundo puede ser frágil como la cáscara de huevo, pero este ha eclosionado con éxito.

Capacidad inventiva, lenguaje preciso y ritmo fluido discurren como la corriente de un río que no cesa, sin remolinos que lo estorben ni fallas que sobresalten, para traernos una leyenda poblada por personajes que trascienden lo mágico para mostrar su lado más humano, con sus virtudes y sus debilidades, héroes de carne y hueso con los que es más fácil tratar. Una leyenda en la que, desprendiéndose de la vestidura mágica, se puede encontrar lo real.

Para maridar con: quienes se complacen en aventurarse dentro de los sueños y volar.  


Un huérfano millonario, una niña incomprendida, un tutor malvado, un amor imposible y un puma asesino en una isla canadiense alejada de la civilización. Podría decirse que la tragedia está en la mesa pero no es así, porque esto es una vuelta de tuerca sobre las novelas góticas con un resultado tan hilarante como oscuramente encantador, una pieza de caza mayor sin duda.  

El crudo fondo de la trama y los personajes queda envuelto por el velo de lo sarcástico, en la mejor tradición del humor negro y la ironía de herencia británica, sin perder los diferentes matices que se combinan en una historia en la que cada sucesiva truculencia arranca, como mínimo, una sonrisa. No se puede perder ni una sola línea: las puntadas incisivas surgen una tras otra de tal modo que se van haciendo desear. La originalidad está servida. La más divertida perversidad, también.

Para maridar con: amantes del humor feroz, de las sonrisas maliciosas y, por encima de todo, de las buenas historias.


Lugar de partida: la vejez y la muerte. Son la piedra que, arrojada a las aguas de la existencia, origina una serie de círculos concéntricos. El punto de fuga. Porque el tiempo no es lineal sino espiral: se mueve alrededor para rozarnos con la memoria, incluso la que no recordábamos tener, mientras nos arrastra hacia lo inevitable. Entre medias, lo que la vida hizo de nosotros, lo que nosotros hicimos con ella.   

Una prosa sugerente y llena de la agudeza más sutil, cuidada como el trabajo de una dama en su jardín, recorre esta indagación sobre la identidad y la reconstrucción del yo, sin ahorrar en pinceladas críticas hacia las convenciones sociales y el papel de la mujer en una sociedad que nos parece lejana pero, la verdad, no lo es tanto.

Para maridar con: paladares exquisitos, incluso exigentes, que se quieran deleitar sin despeinarse.  


Este es uno de esos libros de los que, una vez cerrados, te cuesta desprenderte durante un rato bien largo. Como de la sonrisa extasiada que te deja. Uno de esos que te admiran por lo fácil que hacen parecer lo difícil y podrías volver a empezar, solo por recrearte otro poco, porque más allá de lo contado está la forma de contar.

La pluralidad en el espacio y el tiempo. La perspectiva o, mejor dicho, las perspectivas y todas sus voces, cada una diferente y llena de vida propia. La definición de los personajes a través de otras miradas. La verdad y la mentira entretejidas. La exactitud en la expresión y la expresividad en las escenas. La ironía continuada, mano a mano con la tensión narrativa. La intriga, la fuerza, el crescendo. La emoción. Todo en una sola pieza, como un cristal facetado y pulido reflejando el brillo del sol. 

Para maridar con: lectores sin fronteras, almas juguetonas y otros seres inquietos.
Nota:

Además de leer sus libros, este mes tuve el placer de asistir a las presentaciones que de ellos hicieron Ana González Duque y José C. Vales, tan divertidas y llenas de encanto como son ellos. Espero poder repetir la experiencia. 

11 comentarios:

  1. Me apetece el libro de Vita Sackville-West. ¡Qué personaje!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que esta es mi entrada de "notas de cata" preferida en la historia de tu blog :-))) No podría ser de otra manera. Ya sabes lo mucho que disfruté con "Matemos al tío" (me alegro de que te haya gustado tantísimo, sabía que era una apuesta segura contigo) y el cariño que le tengo a Ana González Duque. Pero es que además, para remate, nos hablas de "Cabaret Biarritz" de José C. Vales, uno de mis autores contemporáneos preferidos del mundo mundial. Pues eso, insuperable.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. También yo tengo ganas de entrar en un mundo fantástico .

    ResponderEliminar
  4. Qué pintaza tienen todos!!
    Besinos

    ResponderEliminar
  5. Toda pasión apagada, me puede gustar. Tomo nota, un beso!

    ResponderEliminar
  6. Menuda cata, corta, intensa, con calidad y sobre todo, disfrutada, vamos que me llevo no una, ni dos. Así da gusto :)
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mira que me gusta andar por imaginarios, aventurarme en sueños y volar, pero quizás precisamente por eso el libro de Ana González Duque es el que menos me tienta. El de Matemos al tío... me encantan las buenas historias (anotado). El de Vita ya lo sabes: es para mí, es de los míos ¿a que sí?. Y el de Valés me produce curiosidad, sobre todo por lo que te ha producido a ti, y además me encanta la portada. Me lo llevo también.

    Como siempre, una delicia tus catas. Gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. No he leído ninguno, pero los cuatro me llaman un montón.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Me llevo los cuatro.... Qué cosas me haces hacer!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con "Matemos al tío", que me ha hecho sonreír nada más empezar a leer tu comentario :)

    ResponderEliminar
  11. Agniezska: Sí. Me gustaría leer algo más suyo. Ya sabes, mi debilidad por lo británico...

    Mónica: Qué te voy a decir que tú no sepas. Que ha sido un placer de mes, sin duda.

    Beatriz: A veces parece que la vida nos lo pide a gritos...

    Ginger: Estupenda. El de O'Grady te va a encantar, ya verás.

    Kabu: Pues si pruebas, ya me dirás qué te parece.

    Marilú: De lo más completa, no lo dudes. Una auténtica gozada de libros todos ellos.

    Ana: Llévate a Vita y a Rohan, sí, que los vas a disfrutar, y ya que te pones no te dejes a Vales. Donde caben dos libros buenos, caben tres.

    Teresa: Pito, pito, gorgorito... ¿vas a elegir alguno?

    Carax: Ja, ja, ja. Prueba, prueba, que merecen la pena.

    Ángeles: Te va a gustar, ya lo verás, y si no es así me como una de mis zapatillas de pelo.


    Gracias por vuestra visita :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...