Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

sábado, 21 de febrero de 2015

Vuelta al año en 52 (o más) cuentos: de Oates a Turguenev.

Es frecuente que en los viajes uno tropiece a veces con imprevistos que se intentan resolver o, si solucionarlos se hace imposible, te obligan a modificar el programa: cambiar de medio de locomoción, retrasar un enlace o variar el itinerario. Cuando dependes de otros para efectuar tu labor, es inevitable que sus actos te afecten. Una vez superado el momento, sin embargo, retomas el trayecto y haces los arreglos pertinentes.

Así pues, ante las dificultades de sacar adelante el cuaderno de bitácora durante la jornada precedente, hube de limitarme a guardar las notas para reunirlas con las correspondientes a esta semana en una única entrada.

Jornada V: Entre amor y obsesión.

Mi único contacto con la afamada Oates se reduce a esta nouvelle de cien páginas de letra holgada, ilustraciones inquietantes y contenido intenso. No he leído más de ella (aunque es algo que quiero hacer), pero en esta lectura he caído dos veces y estas son mis razones:

EL PRIMER AMOR. Joyce Carol Oates

Me atrae lo oscuro (metafóricamente hablando), por lo que este libro me gritó desde el subtítulo “Un cuento gótico” de esta edición española y en ningún momento me defraudó. Me gustan las historias de iniciación, de esa transición desde la infancia a la edad adulta en que la inocencia se pierde o se convierte en una trampa. Me fascina la capacidad de recrear con las palabras justas una atmósfera febril y encerrarla entre las tapas de un libro. Me conmueven los personajes que se escapan de las páginas para susurrarte sus vidas al oído y, durante la lectura, te tocan el hombro, la mano, el alma.

Miedos infantiles, relaciones generacionales, el poder de la obsesión, la revelación de un mundo… todo aquí contenido y vibrando con tensión acumulada. Y una escritura que desgarra.


Jornada VII: Contra la violencia.

Quizá fue por asociación que en mi siguiente etapa volara hacia Turgueniev, ya que mi anterior visita a estas tierras se debió a otro “Primer amor”, en tiempos ya muy lejanos. Así recalé en un pequeño volumen fruto de mis compulsiones bibliomaníacas que, de alguna manera, había quedado traspapelado y entré en él con ánimo exploratorio.

LA EJECUCIÓN DE TROPPMAN. LOS NUESTROS ME HAN ENVIADO. Ivan  Turgueniev.

Son dos los cuentos aunque están fuertemente entrelazados, no en tanto al hilo argumental o los personajes como por la línea de fondo que los recorre: lo violento. Turgueniev es conciso y claro y empuja visiblemente sus textos hacia una conclusión que es más alegato que moraleja.

El primero, también el más largo, recorre con minuciosa exactitud las horas previas a una ejecución desde el punto de vista de un espectador. La pena de muerte y el espectáculo en que se convierte pasan por su pluma de forma rigurosa y contundente, pero sin truculencias gratuitas. Cuenta lo que ve y lo que esa visión le provoca, espléndido en su forma de acariciar los detalles, de un modo casi novelístico, y exacto en la expresión. Y la conclusión es inevitable.

En el segundo, un episodio durante la insurrección proletaria de 1848 en París se convierte en una reflexión sobre la contradicción del ser humano. Sin lirismos, remitiéndose a los hechos, pero conmovedor en lo narrado: la generosidad en medio de la violencia, el heroísmo de los pequeños gestos que, luego, no son tan pequeños.



“El primer amor (Un cuento gótico)”. Joyce Carol Oates. Ilustraciones originales de Barry Moser. Edhasa, 1998. Traducción: Dimas Mas y Mercedes Cernícharo.
“La ejecución de Troppman. Los nuestros me han enviado”. Iván Turgueniev. Plaza & Janés, 1999. Traducción: Trinidad Sánchez-Pacheco.
Y ahora cierro la puerta del vagón y sigo mi camino,

sin saber todavía en qué estación me bajaré.


12 comentarios:

  1. ¡Hola! Oates no me gusta nada desde que leí "Blonde". Llegué a odiarla por la forma en que se inventó una vida real para una persona real. Escogió a Marilyn Monroe y luego se inventó el resto del libro dejándola muy mal parada. No me gustó nada que hiciera eso. Me dio la sensación de que estaba falta de ideas y fue al camino fácil. De Turgueniev no he leído nada todavía, pero lo solucionaré muy pronto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde dije "digo", digo "Diego". Donde dice "se inventó una vida real para una persona real" debería decir "se inventó una vida irreal para una persona real". Nota interna: releer los comentarios antes de publicarlos. Besos.

      Eliminar
  2. El de Oates me llama aunque tengo sentimientos encontrados con esta autora.
    Besinos!

    ResponderEliminar
  3. Me llaman mucho la atención y me los llevo bien anotados.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me llaman mucho sobre todo los relatos de Turgueniev - "La ejecución de Troppman" tiene que ser sobrecogedor. Y me encanta Hopper. Te queda muy bien este sombrero verde.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta vez no me llama ninguno en especial. Pero quién sabe en un futuro... Besos.

    ResponderEliminar
  6. A Oates no la conozco, y de momento voy sobrada con lo que tengo por delante para leer, así que no la añado. Lo siento, Oates :-(

    A Turgueniev, sí lo conozco, claro; pero llegó un día en que la literatura rusa me saturó y le puse una cruz. Probablemente también llegará el día en que pruebe a quitársela, pero de momento la cruz en rojo vivo sigue ahí...

    Un abrazo y hasta la próxima jornada :-)

    ResponderEliminar
  7. Pues ya no dirás a qué estación llegas. Me anoto el de Oates, yo todavía no he leído nada de ella...Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Vecina del 5º: Anda que no tengo lapsus ni nada, esto no es nada :D Ya te digo que es mi único Oates hasta ahora. Veré con qué continúo.

    Ginger: Es inquietante, a mí me ha gustado lo suficiente como para releerlo.

    Cristina: Vaya, dos de dos. Es buen resultado, ja, ja.

    Agniezska: Gracias, me encantan los sombreros... Pues ya somos dos admiradoras de Hopper. Y el Turgueniev es estupendo, en mi opinión.

    Lady Aliena: Mejor, mujer, que si llenas el bolso luego pesa mucho ;.)

    Ana Bolox: Ya sabes que hay un momento para cada acción bajo el cielo... y para cada lectura también. Ya llegará el momento. Nos vemos en la próxima.

    Meg: Sin duda, en unos días os lo cuento... y es una estación interesante, aviso.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha interesado mucho el de Oates, y ya está apuntado.
    El primer amor de Turguniev también me gustó y me intrigó. Y estos que citas incitan, así que... No tenemos remedio ;)

    ResponderEliminar
  10. Pues me los voy a anotar en mi rebosante lista!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo también tengo a Oates en la lista de intereses. Tu comentario hace mete más prisa. A ver si en el siguiente asalto librero entra. Besitos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...