Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

jueves, 8 de enero de 2015

Una mirada esquiva a hombres y dioses.

«El problema no es la religión sino lo que los hombres hacen con ella». Lo dicen las personas con un mínimo de sentido común. Yo iría más allá porque, después de todo, la religión es un invento humano. Los hombres la hemos creado y utilizado, no sólo como medio de comunicación con una divinidad nacida para dar sentido a nuestras vidas (a través de determinados interlocutores) sino para manipular a otros (por medio de esos mismos interlocutores). Y llegó un momento en que se nos fue de las manos. Y en esas andamos todavía, porque parece que nos cuesta aprender.

No tengo nada contra los dioses a nivel general, incluso hay algunos de los que soy verdadera fan. Son mucho más divertidos que los vulgares protagonistas de la chismología cotidiana y no tienen la culpa de que los hayamos contado así. Me molesta mucho más la arrogancia de los hombres. A algunos se les llena la boca hablando de valores religiosos y se olvidan de que los valores son, ante todo, éticos y humanísticos y que el respeto, articulación básica de la convivencia, no necesita del hálito divino para existir.

Respeto todas las creencias mientras ellas me respeten a mí y permanezcan en el ámbito personal que debería serles propio. No respeto que me quieran imponer su dogma. La atea que se esconde bajo mi hábito de pagana en zapatillas se rebela contra cualquier ortodoxia religiosa. Se irrita. Se niega a admitir todas estas ignominias disfrazadas de preceptos sagrados y tanta hipocresía extendida bajo la manta de una doble moralidad.

Al final, quizá el problema sí sea la religión, que a estas alturas de la vida ya nos sobra.






4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo. Hay que ver en lo que hemos convertido las religiones.Lo primero los valores éticos. Y las creencias al terreno personal.
    Besos Zazou.

    ResponderEliminar
  2. Siempre he pensado que las creencias pertenecen al ámbito íntimo y que no deben imponerse sino enseñarse, siempre respetando la libertad. Otra cosa es el culto, que, aunque también debería ser privado, al final se ha jerarquizado de forma que supone otro estamento y otra forma de poder, que invade lo civil, y limita el pensamiento propio con el fin de manipular, en muchas ocasiones por motivos que trascienden lo religioso para convertirse en político.
    Y ya he vuelto a soltar otro rollo, ay.
    Gracias por pasar y un beso.

    ResponderEliminar
  3. De rollo nada. El deseo de poder estropea muchas cosas. Se aprovecha de ellas.un beso

    ResponderEliminar
  4. El deseo de poder, exacto. Qué lástima de debilidades.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...