Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

viernes, 1 de agosto de 2014

Notas de cata de julio

Supongo que es lógico: si me hago con un puñado de buenos libros consigo un puñado de buenas lecturas. Eso he tenido este pasado mes. En diferentes estilos, también para iluminarme en diferentes momentos.

LA DAMA DE PROVINCIAS PROSPERA. E.M. Delafield

Esta vez, las peripecias de esta dama provinciana la llevan desde su devenir cotidiano en la campiña inglesa hasta el mundillo intelectual londinense, convertida en una aturullada escritora novel de repentino éxito. Con la mezcla de ingenuidad e ironía que da a su voz ese tono peculiar, alterna su faceta de esposa y madre con varios encuentros con el ambiente literario en una sucesión de situaciones dispares que provocan la risa en más de una ocasión. Una pieza chispeante que me deja con ganas de saborear una nueva entrega.

MODERATO CANTABILE. Marguerite Duras

Contenida, elíptica, intensa Duras. Pasión bullente entre cuatro paredes construidas con palabras. Historias que esconden otras historias que se resisten a salir, que se asoman apenas a una ventana cerrada, que se dejan ver al trasluz y evitan mirarte a los ojos. Soterradas, las emociones canturrean al compás del piano que va desgranando su melodía con el ritmo moderado de las manos inocentes de un niño. Una sonata tan breve como hermosa.  

UN HOTEL EN NINGUNA PARTE. Mónica Gutiérrez

A veces hace falta una gota de azúcar en el café, un rayo de sol que alegre el cielo en invierno, el color de unas flores en medio del gris de la oficina. Ese punto de magia cotidiana que le da a la vida un toque de aliento esperanzador. Eso es esta novela. Fluye con aparente sencillez pero se la nota cuidada, equilibrada: un combinado de sensibilidad y humor que se bebe a pequeños sorbos para saborear el optimismo sin llegar a emborracharnos. De lo más refrescante. 

JEZABEL. Irène Némirovski

Crónica, cruda y sin tapujos, de una vanidad carente de medida que explora los límites del egocentrismo con pulso implacable. La agudeza de Némirovski, que tan bien capta las mezquindades del alma humana, cobra el brillo de un estilete mientras va abriendo en canal los personajes, sacando las entrañas de su carácter, mostrando el tejido de los corazones. A estocadas que desprenden elegancia. Hasta el fondo. Touchée.

UNA Y OTRA VEZ. Kate Atkinson

Tiempo cíclico, envolvente, poroso como la esponja por la que fluye el mismo mar continuamente, de uno a otro lado. A veces un segundo contiene toda una vida, una vida recurrente que puede cambiar de rumbo en un instante. O diez vidas, o cien. Una historia varias veces contada podría resultar aburrida, pero aquí no; porque cambia, evoluciona, crece. Vuelve real la frase hecha “la vida da muchas vueltas”. Y tanto. Como un vals: rítmico y calculado, te arrastra consigo. Me gusta el estilo de Atkinson, mucho, así que ya quiero volver a ella.

EL MUNDO DE AFUERA. Jorge Franco

Tres cuartas partes de sordidez mundana y una parte de irrealidad onírica resultan una especie de barbarismo mágico lleno de promesas que se escapan entre los dedos. La combinación atrae, desconcierta, me deja la expectación con las orejas tiesas y demasiado puntiagudas. Hay un algo de diluido entre las capas de la historia que no ha terminado de alcanzarlas. Algo vago, como de medio cuajar, una cierta inconsistencia entre la urdimbre que debilita el tejido final. El hechizo me toca pero no me muerde.  

LA VERDAD. Terry Pratchett

Nada escapa de la mirada cínica de Pratchett, ni siquiera la verdad poniéndose las botas o la mentira dando la vuelta al mundo con la rapidez de la oscuridad. Ni el periodismo. O algo parecido. Información, manipulación y verdad de la mano, bailando una jiga alrededor de la política (cómo no) en este estrafalario prisma de lo humano y lo infrahumano que es el Mundodisco. Aparentemente distorsionador y sin embargo certero. Como un golpe en la cabeza. De los de verdad. O de los que son noticia. ¿O pueden ser las dos cosas?

POEMAS. Emily Dickinson

Una de mis predilectas, Dickinson no me sacia. No sé resumir mis impresiones en un esbozo, ni extenderme en ellas tampoco. Me conmueve, sin más. “La más perfecta comunicación, nadie la oye”. Por eso disfruto en silencio. 

21 comentarios:

  1. ¡Cuántas lecturas apetecibles! Me llevo a Atkinson, a quién tengo pendiente desde hace tiempo, y a Nèmirovsky. La grande.

    ResponderEliminar
  2. Qué ganas que le tengo a la dama de provincias (a la primera parte, claro, seré ordenada). Y me picas la curiosidad con la nueva novela de Atkinson, había leído un libro de ella hace años y recuerdo que me gustó su estilo.
    Oh, qué bonito eso de "una gota de azúcar en el café". Gracias ;-))

    ResponderEliminar
  3. Algunas me tientan bastante. Por cierto, he leído algunos poemas de la Dickinson. Éstos sí los conozco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. He leído también Un hotel en ninguna parte que me gustó muchísimo y me apetece Una y otra vez, luego hay algunos que no conocía
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Has tenido un buen mes de lecturas y muchas de ellas geniales :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  6. Todavía quedo yo por conocer a la dama de provincias. Sólo leo cosas positivas de esta buena mujer, así que la tendré que invitar a casa pronto.
    El de Mónica Gutiérrez también lo tengo apuntadísimo. Lo malo es encontrar huecos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues solo me queda felicitarte. Mucho mejor que leer es disfrutar de lo que se lee y, al parecer, tú lo has conseguido, :D. Ya he echado el ojo a alguna de tus lecturas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, Blogger me está tocando la moral. Bueno, a repetir mi comentario. Que decía yo que solo me queda felicitarte por lo bien que sabes elegir y que mucho mejor que leer es disfrutar de lo que se lee, aunque de todo se aprende, ¿no? He tomado nota de algunas de tus lecturas, por cierto. ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Solo he leído el de Némirvosky (muy bueno, como todo lo de ella). Tengo por aquí el de Kate Atkinson (me encantó su anterior novela, la de la serie policíaca).

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Excelentes elecciones, Agnieszka... claro que hoy cualquiera lo es ;)

    Creo que disfrutarás con la dama, Mónica. Y la gota de azúcar era la justa y necesaria.

    Dickinson es una de mis debilidades confesas, Lady Aliena.

    Prueba con el de Atkinson, Tatty, es estupendo.

    Desde luego que sí, Ángela, y en varios registros además. Sin desperdicio.

    Te diría que no te agobies, Seri, pero yo ando igual, así que tendremos que asumir los agobios y atascos y el sálvese-´quien-pueda-los-libros-me-comen...

    Salió, el comentario salió, Marisa ;.) Y aunque no siempre sé elegir, esta vez me ha salido bien la apuesta. Espero ver cuáles te has cogido.

    Némirovsky es un peso pesado, creo yo, Rusta. Espero que también te guste "Una y otra vez". ¿Y a Duras no la has leído?

    ResponderEliminar
  11. Esta vez me voy contenta porque todas tus catas (salvo ya sabes qué) están controladas. Quizás la única que no, pero no me llevo, es la de Jorge Franco. Duras no me resulta una lectura fácil nunca, pero siempre me agrada. Contradicciones de lectora, ya sabes.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Del variado menú que traes, me llama la atención la Dama de provincias, como decía alguien más arriba, en aras el orden buscaré la primera.
    Un saludo y gracias por las recomendaciones,
    Sonia

    ResponderEliminar
  13. Hola ! Pues sí que has leído cantidadd en julio. Adpro a la Durás he leído mucho de ella y aún los tengo. Qu´çe decir de Emily Dickinson y de Kate Atkinsson. De esta última voy camino de leerlo todo ya. Para mí es un "must". Que pases un buen verano y espero tu entrada de lecturas en agosto. Miss Winifred

    ResponderEliminar
  14. No, aún no he leído a Duras, pero creo que cuando empiece querré leerlo todo de ella :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que intuyo de tus gustos, seguro que sí :)

      Eliminar
  15. Esto está bien, Ana, así no te pesa la saca al salir :-P Duras es... especial, no cabe duda. Y yo también soy contradictoria (con ella y con varios más).

    Hola, Sonia, encantada de recibirte. Los libros de la dama de provincias son más que amenos y esta época es perfecta para leerlos.

    Yo acabo de descubrir a Atkinson, Winifred, pero quiero leer más de ella. A Duras me la tomo con calma. Me temo que agosto será mucho más escaso, porque durante las vacaciones me disperso más y leo menos.

    ResponderEliminar
  16. Estoy pensando en pedir orden de alejamiento a tus catas... ¿Cómo puedes conseguir que hastaunos poemas me resulten apetecibles?
    Besos, bueno dame solo uno que voy muy cargada de buenas recomendaciones

    ResponderEliminar
  17. Ay, ¡Qué ganas tengo de conocer a la dama de provincias! Estoy convencida de que me va a encantar…
    A ver si voy poniéndome al día con mis lecturas pendientes, porque es infame todo lo que tengo atrasado… XD

    Un bsin!

    ResponderEliminar
  18. Qué exagerada eres, Carax XD Besos te doy muchos; libros, los que quieras y más.

    Oh, claro que sí, Magrat, te va a gustar esta buena mujer. Con las lecturas pendientes, ánimo y paciencia. Yo ando igual.

    ResponderEliminar
  19. He leído de estas lecturas tan solo el de la dama de provincias, cuya reseña es la protagonista de la semana en el blog
    Besines,

    ResponderEliminar
  20. Lo vi, lo vi. Ando pilladísima para comentar pero me saltó a la vista XD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...