Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

miércoles, 30 de julio de 2014

Tú has hecho arroz

Tras esta frase pronunciada en tono incisivo por una vecina con pinta de chismosa, en un trayecto de ascensor, la interpelada se ruboriza como una niña pillada en travesura. La señora ha descubierto el secreto de su expresión radiante. Perfecto. Ahora sé qué tengo que hacer para andar por la vida con el aspecto de quien ha tenido una sesión de sexo catárquico después de ocho horas seguidas de sueño: cocinar arroz.

Alguien me dijo, hace ya bastante tiempo, que si no entendía o no me gustaba un anuncio publicitario era porque no estaba destinado a mí. Será que hay muy pocos anuncios destinados a mí o que soy completamente idiota, pero es ponerme delante de la tele y, en cuanto veo pasar dos o tres, me sobreviene la carcajada sardónica. O el resoplido de hartazgo, si me pilla con el humor decaído. La mayoría se me escapan y no por una cuestión de credibilidad, ya que, por regla general, las promesas de los productos anunciados las “pongo en cuarentena”, como diría mi madre. Es la profundidad argumental la que no alcanzo. Signo de necedad por mi parte, sin duda. 

¿Quién me puede explicar, por ejemplo, la relación entre un monje budista en meditación y un repelente de mosquitos? Parece que, pese a ser pasto jugoso para los rebaños de mosquitos en cuanto llega la temporada, no estoy hecha para repelerlos. Ni a los mosquitos, ni a los abejonejos, ya puesta. Cruel destino. Como el que me conduce al estreñimiento por negarme a ser arrastrada por un destacamento policial que parece salido de las páginas de “Fahrenheit 451”. O a perderme el pecaminoso placer de sentirme como la chica del sombrío Grey al meter los platos sucios en el lavavajillas.

No es que pretenda arremeter contra la publicidad o los publicistas, los dioses me libren. De hecho su creatividad merece toda mi admiración, más aún si brilla en compañía de la inteligencia. Es la capacidad (o su falta) de conectar lo que me llama la atención en algunos casos. La comicidad que se da por supuesta y me deja fría, haciéndome dudar de mi sentido del humor, o el sentirme perpleja cuando encuentro, todavía, anuncios en los que se respira un toque de ranciedad. Será la moda de lo “retro”, es decir, el retroceso que estamos sufriendo en demasiados aspectos.

A un lado dejo la atmósfera de cotidianeidad artificiosa, el sentimiento de manipulación o el impulso al consumismo como sustituto de la felicidad según qué productos o empresas. Son los expertos quienes realizan el análisis detallado y ya hay suficientes estudios, documentados y especializados, sobre ideas, intencionalidad y contextos. Sólo soy una mirada al otro lado de la pantalla, una cliente potencial que, la verdad, pocas veces se ve convencida.


9 comentarios:

  1. La "conclusión" a la que yo llego es que la publicidad, como tantas otras cosas, también está en crisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de "medios" afecta a todo, está claro. Y la prueba está en que hay anuncios de hace varios años que continúan en pantalla. Lo que no creo (o espero) es que esté en crisis la creatividad. Quizá sólo se trata de decisiones poco acertadas.

      Eliminar
  2. A día de hoy creo que la publicidad no ha hecho los deberes bien. Ha evaluado mal los gustos de la sociedad actual e incluso su nivel educativo. Creo que han confundido menor tasa de alfabetismo con mayor nivel de abstracción. Por ello la mayor parte de los anuncios no hay dios que los entienda aparte de que son sumamente machistas la mayoría. POr lo visto las mujeres somos las únicas que olemos mal y hemos de perfurmarnos, las únicas que a cierta edad nos orinamos en la ropa interior, las únicas que no queremos arrugas o tenemos caspa en el pelo. Hay hasta olores que yo no sabía ni que tenía y que han sido inventados por los medios.

    En fin, lo mejor es que cuando vienen los anuncios, tengas tu libro del momento cerca y aproveches el tiempo :)

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y padecemos de hemorroides y de estreñimiento. Vamos, que somos lo peorcito. En cuanto a olores, desde que descubrí el olor de las nubes no me sorprende nada.
      El libro siempre está por ahí, o algún blog bastante más interesante... o mi compañero el cuaderno, siempre listo para recibir mis divagaciones :-D

      Eliminar
  3. Pues sí, los clientes potenciales (como bien dices) pocas veces nos vemos convencidos por la publicidad. Pero sí que me concederéis que algunos, unos pocos, son buenísimos. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, eso no lo niego, no. La cuestión planteada es más bien sobre lo absurdos o ininteligibles que son algunos y lo poco que convencen.

      Gracias por vuestros comentarios ;)

      Eliminar
  4. Tú eres una descreída :P Los anuncios no convencen porque no van dirigidas a un público "pensante", sino a un público "esponja" que absorbe todo sin cuestionar nada. Hoy en día, bueno como siempre, la publicidad es un medio más de manipulación. El día que me crea que quien hace el anuncio realmente cree en el producto, lo mismo me convence, mientras tanto...

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. No es de mucho consuelo, pero tengo que decirte que yo también soy necia: la mayoría de los anuncios me dejan fría y con unas ganas locas de zapear como una loca, casi desesperadamente. ¿Retroceso? Pues claro, pero no últimamente querida mía, llevamos muchos años ya de retroceso. Yo no hago más que esperar la llegada de ese péndulo que viene y va y del que tantos hablan. En fin, seguiremos esperando añorando "la fila infinita de la ONCE" o el anuncio de las 11:30 de Coca-Cola. Uy, por Dios, que antigüedad, :S. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Descreída yo, Ana? No sé por qué lo dices XD Pues claro que son un medio de manipulación y absorción. Y me temo que, de momento, seguiremos sin creer la mayoría de ellos.

    Va a ser involución, Marisa, Sólo espero que sea algo como la mecánica del cangrejo, que va hacia atrás para avanzar... o algo así. Al chico de la cocacola me apunto, que habrá madurado con nosotras y seguro que está interesante ;.)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...