Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

lunes, 24 de febrero de 2014

Melancólica lluvia en los canales

Fue una escapada romántica pasada por agua. En mayo, uno se la juega; pero allá fuimos. Y algo de romántico sí tenía la caída de la lluvia en los canales… durante un rato. Aun así, Amsterdam tiene encanto. Y parte de su encanto está en el arte que se respira entre puente y puente, en los rincones más sorprendentes. Visitamos, por ejemplo, la casa-museo de Rembrandt y de allí me traje estos dos puntos de lectura.



Sí, ya, la foto es muy mala… como todas las mías. La fotografía no se cuenta entre mis habilidades, pero supongo que os podéis hacer una idea, ¿verdad? Y estas pinturas llenas de talento me sirven para señalar dos páginas de las memorias de Jean Rhys, “Una sonrisa, por favor”; dos párrafos que me llamaron la atención:

«Antes de que aprendiese a leer, cuando era casi un bebé, imaginaba que Dios, esa cosa o esa persona tan extraña de la que me hablaban, era un libro.»

«De ahí que en cuanto me era posible me perdiese en el inmenso mundo de los libros y procurase borrar el mundo real, que tanto me desconcertaba. Ya entonces tenía la vaga pero profunda sensación de que siempre estaría perdida en el mundo, derrotada. Descubrí, sin embargo, que todos los libros hablaban de lo mismo, solo que de distintas maneras. En los libros era capaz de aceptarlo y de los libros (fatalmente) extraje poco a poco la mayoría de mis ideas y creencias.»

El primero me alcanzó como un fogonazo, me fascinó la imagen sugerida. El segundo… en fin, el segundo me hizo recordar un tiempo en el que me habría identificado casi demasiado con sus palabras.


Y a vosotros, ¿qué os parecen?

22 comentarios:

  1. Tranquila, la foto alcanza para apreciar que tienes buen gusto para tus puntos de lectura ;)

    Zazou, es cierto, la primera cita que pones es tremendamente sugerente, muy potente y que te deja dándole vueltas a esa imagen de concebir a Dios como un libro. Quitando la biblia (demasiado obvio) ¿qué libro sería Dios? (me voy pensando).

    De la segunda cita me quedo con lo de que es capaz de aceptar en los libros cosas que en la vida real no... Da que pensar, cómo a veces las lecturas son algo más allá que vías de escape de una realidad que, por lo que sea, no nos basta... ¡o nos sobra!.

    Pues me parece que podría haber puesto las citas por separado que cada una da para un debate, jajajaja

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cada una tiene su intríngulis :) ¿Qué libro sería Dios? Pues no sé, quizá uno escrito con un lenguaje desconocido, con símbolos que hay que discernir con esfuerzo y voluntad... Indefinido e inasible, como se supone que es.
      La segunda, de alguna manera, entronca con la primera en la última frase. Sin embargo están distantes en el texto, pertenecientes a capítulos y épocas distintas. Pero, claro, lo que tenemos arraigado en el corazón termina por salir casi con cada aliento.

      Eliminar
  2. He visto fotos peores (las mías, jajaja). No sabrás hacer fotos, pero hacernos pensar se te da de miedo :). Quizás no sea muy normal, pero me siento totalmente identificada con tu segunda cita. Mi desorientación habitual se esfuma dentro de los libros que leo; me encuentro perfectamente a gusto dentro de sus lecturas. ¿Será de psicólogo esto mío? Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De psicólogo estamos un poco todos, creo yo. Y no me extraña esa identificación, ya te digo que a mí me pasaba. Ahora... hay matices, pero aún me siento así de alguna manera :)

      Eliminar
  3. Sí, en Amsterdam se respira arte por todas partes. Yo cogí un cuaderno de Van Gogh y varias postales de cuadros del mismo. Cuando entré a una librería no me podía creer que le dieran más valor a los libros más antiguos. Creí estar en un espacio creado por mí. De los más vendidos, sólo había una estantería. Fue maravilloso respirar tan solo. Toda Amsterdam es un mundo avanzado a nuestra sociedad.

    El punto de lectura es precioso. Yo sí les doy importancia. Ya nos contarás en qué libros lo usas. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quisiera volver, a ser posible sin lluvia :D Y traerme más puntos de lectura para la colección. Y dejarles en su salsa, es decir, entre las páginas de los libros, como dije en la primera entrada sobre ellos. Estoy segura de que en la compañía de Jean Rhys estos serán felices.

      Eliminar
  4. Qué de recuerdos! Yo también tengo unas cuantas escapadas bajo la lluvia, como siempre viajo en privamera u otoño, huyendo del gentío, me como cada chaparrón. Un día te contaré mi tormenta en la Toscana. ;)
    Yo también me traigo marcapáginas cuando viajo, tengo por ahí en su caja a Rembrandt y Van Gogh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, eso me suena. Aunque no creo recordar un viaje más húmedo que la última vez que pasamos por Roma... ¡casi salimos nadando de la Piazza Navona! Cuenta, cuenta :)
      Los puntos de lectura que no están entre los libros también los tengo en una caja, una azul índigo con lunas y estrellas en amarillo limón, todo un contraste. De hecho, las fotos las hago siempre sobre el reverso de la caja.

      Eliminar
  5. Son preciosos! yo soy coleccionista de marcapágins desde hace ya varios años. Otra coincidencia: llevo un tiempo deseando ir a Amsterdam y además deseando leer el de Rhys que mencionas. Me lo regalaron ya hace tiempo para un cumpleaños.
    Qué tal con Hardy? Siglos que no leo nada suyo...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo, que Amsterdam merece la pena y el libro de Rhys, en mi opinión, también ;) Ahora bien, aviso: entran ganas de ir a leer sus libros o, en mi caso, releer.
      El de Hardy lo acabé la semana pasada, pero no siempre me acuerdo de actualizar la lectura del momento, ejem... Y me gustó mucho, pero no tanto como "Jude el oscuro", por ejemplo, o "Los habitantes del bosque", mi favorito por el momento.

      Eliminar
  6. Me encantó Amsterdam y eso que lo vi pasado por agua. Era julio, pero aún así nos tuvo que llover. Ah, las fotos no están mal, mujer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Amsterdam es un placer con cualquier tiempo :) Pero, claro, cuando la disfrutemos sin lluvia estará mucho mejor XD Gracias por lo de las fotos, guapa, pero asumo mis limitaciones.

      Eliminar
  7. No problem... ;)Ya he leído Wide Sargazos Sea y quiero leer otras de sus novelas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lánzate a por otro, sin miedo. No te recomiendo uno porque ahora mismo no me siento capaz de elegir :) Quizá "Buenos días, medianoche"... cualquiera, en realidad.

      Eliminar
  8. Curioso, yo pensaba que Dios escribía y los personajes del libro éramos nosotros.
    Además lo tenía clarísimo!
    Ámsterdam es una ciudad muy bonita (la vi sin lluvia)
    Gracias por compartir esta entrada,
    Besos

    ResponderEliminar
  9. O somos nosotros los que escribimos el libro en el que los dioses son los personajes... o los dioses escriben un libro sobre hombres que escriben un libro que... Vale, he entrado en bucle. Son estas horas nocturnas, ¡muy nocturnas!
    Yo también la veré sin lluvia, en algún momento :)
    Gracias a vosotras por estar aquí.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esta entrada. No he estado en Amsterdam, pero las dos reflexiones me han encantado. Y tus fotos... No seas tan dura contigo misma mujer!!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Carax :) Amsterdam es una ciudad que merece la pena visitar, esa es la conclusión más segura a la que podemos llegar de momento, je je.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí también me ha llegado muy hondo el primer párrafo que reproduces; me parece muy poético y de mucho simbolismo. El segundo, claro, me hace identificarme con el narrador.
    Me han gustado mucho y me apunto el libro en mi lista de deseos. Gracias.

    Yo cuando viajo también me traigo marcapáginas. Es lo único que siempre-siempre compro. Y además cuando mis amigos van de viaje tienen muy fácil lo de traerme un recuerdo, je-je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Yo también los compro siempre, porque es el recuerdo que mejor cabe en una maleta ;) Y lo mismo le pasa a mi gente... es que los ven y se acuerdan de mi, je je.
    Es un libro muy especial, Ángeles, espero que te guste si lo lees.

    ResponderEliminar
  14. Viajé a Ámsterdam en verano y curiosamente también nos llovió el primer día. Es una ciudad pintoresca desde luego.

    Y también me hice con unos cuantos puntos de lectura (los míos de Van Gogh).

    La primera cita es brutal. Con la segunda me siento identificada.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos llovió tres de los cuatro días, pero lo disfrutamos de todas formas :)
      Me alegra que te hayan gustado las citas, guapa.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...