Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

miércoles, 8 de enero de 2014

Tras la locura navideña, lecturas para una temporada


Lo veo ahora e intento convencerme de que me parece una exageración… pero no. Ver tantos libros juntos me complace, al menos hasta el momento de intentar encajarlos en las estanterías. No me agobian en absoluto; como mucho, intentar decidir por cuál empezar me provoca una ligera, ligerísima ansiedad, pero sólo porque quiero leerlos todos. Como cuando quiero sacar adelante varias cosas a la vez. Mi desorden mental, mi dispersión cada día más evidente enloquece un poco hasta que dibuja el camino. Igual que enloqueció cuando empecé a enumerar en una lista los libros que quería conseguir y un pequeño error logístico me llevó a encontrarme, la mañana de Reyes, con un libro duplicado. Ya está solucionado. Y al reunir todas las adquisiciones de estas últimas tres semanas para mostrarlas en una entrada, me ha sorprendido ver que son tantas. Unidas a las que todavía tengo pendientes por ahí y a las que también tengo ganas, se diría que tengo lecturas para todo este año sin necesidad de hacerme con más libros. Sé, sin embargo, que no serán los últimos. Es la historia interminable.

He aquí el desmadre:



Las chicas de campo de Edna O’Brien. Tantas ganas le tenía que olvidé cómo se había caído accidentalmente en mi bolso un día tonto de diciembre, así que seguía en mi carta a los Reyes y acabó entre los que rodeaban mi zapato. Una historia de crecimiento en los parajes de mi adorada Irlanda. Mío, mío, mío.

NW London de Zadie Smith. Recomendación entusiasta de mi hermana, lectora y admiradora de Smith en inglés: estoy dispuesta a seguir su consejo y leer a esta escritora, aunque lo haré en castellano y en sentido inverso a su publicación, me temo. No puedo resistirme a las letras inglesas y aún menos cuando vienen avaladas por buenas críticas… y me refiero a mi hermana.

En el bosque de Katie Kitamura. Este fue un impulso. No había oído nada sobre él ni sobre la autora. Simplemente lo vi al pasar, leí en la contraportada la sinopsis de una historia sobre una sociedad colonial que se derrumba y sufrí un arrebato. Preveo intensidad en estas 161 páginas.

El rey de los tejones de Philip Hensher. Otro que se me antojó apenas lo tuve en mi mano, un día en que deambulaba entre las novedades, aunque tuve la sangre fría de depositarlo de nuevo en su montón y apuntarlo al principio de mi lista de deseos. Más costumbrismo británico, mi debilidad reconocida.

El hijo del desconocido de Alan Hollinghurst. Y otro más. Tenía recientes algunos buenos comentarios sobre Hollinghurst, aunque no conocía ninguna obra suya. Al verlo (en uno de los mostradores de la librería Gil de Santander, por cierto, premiada como Librería Cultural en 2013), lo ojeé con curiosidad; luego, lo hojeé con progresivo interés; por último, acabó tercero en la lista de preferencias navideñas. Otra trama sobre la sociedad inglesa y sobre literatura que espero disfrutar.

Del color de la leche de Nell Leyshon. La ambientación en la campiña inglesa decimonónica fue un punto. Las recomendaciones en diversos medios fue otra. La decisión definitiva fue abrirlo y leer la primera página. Y me fascinó. Por eso tengo que leer todas las que vienen detrás.

El océano al final del camino de Neil Gaiman. Después del espléndido cuento de hadas que fue Stardust y el encanto oscuro de El libro del cementerio (por no hablar de ese desmadre apocalíptico que fue Buenos presagios, co-escrita con mi adorado Pratchett), sentí el impulso de leer esta nueva fantasía que, estoy segura, me va a hacer soñar.


La benévola de Laird Hunt. Lo había tenido en las manos, picándome, pero aquel día salió ganando el de Leyshon y allí se quedó, a la espera de un momento mejor. Y ese llegó cuando tuve que cambiar el ejemplar repetido de O’Brien. Porque esta historia sobre la esclavitud, la crueldad y la supervivencia tenía que acabar conmigo. 

22 comentarios:

  1. Pues sí que son títulos, sí. ¿Te puedes creer que no conozco ninguno? Esperaré a las reseñas a ver por cuál me decido.
    Disfrútalos mucho.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Creo que a todos nos pasa que por muchos libros pendientes que tengamos, no podemos evitar enamorarnos de más. Yo sí me estreso un poco cuando veo que se me acumulan, y me da la sensación de que cada vez tengo más libros y yo leo más despacio. De los que comentas me llaman la atención varios, pero voy a intentar tener fuerza de voluntad y no acumular más por ahora.
    Los tendré en cuenta para otra ocasión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tampoco son tantos jejejeje en nada se ventilan!! =)
    Disfruta las lecturas y nos vas contando!

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Anoto con letra pequeña el de Kitamura porque me fio de tus intuiciones, el resto de libros se reparte entre los que tengo y los que quiero tener (El rey de los tejones y La benévola).

    Yo este año quiero despejar un poco los libros que tengo pendientes y algunas relecturas que me apetecen, lo cual supone que no adquiera ningún libro al menos en una larga temporada ¿resistiré? ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Desde luego empiezas el año con ganas. Yo no consigo centrarme pero a mi propio "desmadre" acabo de añadir El hijo del desconocido.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, te has provisto muy requetebien. ¡Qué suerte! Y que gustito da cuando los ves todos juntitos. ¡A por ellos! Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Títulos... Ahí le has dado también, Lady Aliena, porque los títulos tuvieron mucho que ver en que me detuviera ante ellos para investigarlos un poco más. Los de Leyshon y Gaiman, directamente, me sacudieron.

    Si no caes con estos, caerás con otros, Seri. Las locas de los libros somos así, no lo niegues ;)

    Contigo no hablo, Shorby, porque con el turbo que pones con las lecturas me matas cada vez que veo tus estadísticas ;-P

    Ana, como te decepcione, me corto una venilla por algún sitio raro, je je. Ya te contaré si el impulso tiene buenas consecuencias o no. "El rey de los tejones" me lo estoy zampando ya; voy por la mitad y me está gustando muchísimo. Ese toque netamente británico de ironía social me pierde.

    Muchas ganas, Marga, sí. El final del pasado año, con mis rollos médicos, me dejó un poco apagadilla y he empezado este con un ánimo mucho más activo. En cuanto a tu "desmadre", tendremos que intercambiar impresiones cuando lo leamos, ¿eh?

    Ya te digo, Marisa. A veces me doy un poquito de miedo. Ya me había puesto a pensar en qué libros caerán para mi cumpleaños, apenas llegué a casa con la última hornada, y tuve que darme una bofetada mental para frenar un poco.

    ResponderEliminar
  8. Neil Gaiman está entre mis preferentes para leer, tanto la novela que traes como el cuento que has mencionado.
    Me encanta esa sensación de libros a montones y acumulativos jajaja. A disfrutar con la lectura, ya nos contarás!

    ResponderEliminar
  9. Qué buena pila de libros te has hecho por Navidades! Este año me quiero leer también ese Gaiman, a ver qué tal. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Después te parecerán pocos ja,ja,ja ¡Disfrútalos! :)

    ResponderEliminar
  11. Es genial verlos todos juntos :-) pero, sí, seguro que me los iré devorando y ya no me parecerán tantos, ja ja.
    A ver si no tardo en contaros que tal el de Gaiman ;)

    ResponderEliminar
  12. Bueno, yo también me he pasado mucho estas Navidades comprando libros. ¡Tengo diez libros pendientes! Como para tres meses durante las clases. Madre mía...

    Besitos<33

    ResponderEliminar
  13. Uy, si yo solo tuviera diez pendientes... Mi problema es que voy acumulando sin haber leído los anteriores y así no hay manera de ponerse al día. :)

    ResponderEliminar
  14. "Del color de la leche" me gustó mucho así que espero que lo disfrutes tanto como yo. El de O'Brien está en mi estantería esperando a ser leído ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Cuando leas La benévola lo comentamos, yo lo he leído hace apenas unos días.
    Leí el primer capítulo en la librería y me lo tuve que llevar a casa
    Besos y disfruta de todos los nuevos títulos

    ResponderEliminar
  16. Zazou, no te cortes ninguna venilla pordiostelopido, aún no he leído Kitamura, pero Las chicas de campo.... :(

    ResponderEliminar
  17. Lo comentaremos, Gi, seguro ;) Uno entre tantos.
    Mientras Leo, lo mismo te digo de "La benévola".
    Ana... ya he pasado por tu entrada y me has dejado muerta. Voy a dejar que corra un par de turnos y ya te diré cuando me ponga con él.

    ResponderEliminar
  18. Una colección de muy buen gusto. Espero que disfrutes estos libros tanto como anticipas.
    Bueno, estoy segura de que así será. ¡Que aproveche!

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Ángeles. Ya os iré contando a medida que vayan cayendo ;)

    ResponderEliminar
  20. Espero que disfrutes los libros, me llama mucho leer a Neil Gaiman.
    Recién encuentro tu blog, ya te sigo.
    Saludos Infinitos.

    ResponderEliminar
  21. Vaya, vaya, que los disfrutes, ya nos irás contando :-) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Rebeca, y bienvenida :-) Lo que llevo leído de Gaiman me está gustando mucho, por el momento, así que espero disfrutar también con este.
    Hola, Meg ;-) Iré alternándolos con los retos, jeje.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...