Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

miércoles, 24 de abril de 2013

Recién llegados: Mr. Gwyn, de Alessandro Baricco, y Dos historias nada decentes, de Alan Bennett


Mr. Gwyn. Alessandro Baricco.

Ed. Anagrama, 2012
Título original: Mr. Gwyn (2011)

Es una querencia irremediable. No puedo ver un libro sobre libros, librerías, lectores o escritores sin que me pique el gusanillo de la curiosidad y esta es una de esas veces en que no he podido resistirme. Una novela en la que el punto de partida es un escritor que decide dejar de escribir. ¿Es posible que quien tiene alma de escritor pueda romper con ella voluntaria y definitivamente? ¿Qué motivos pueden llevar a hacerlo? Aunque sólo fuera por intentar responderme a esas preguntas, tenía que leerlo. Luego, por añadidura, estaba el autor. Baricco me enamoró en Seda (como a millares de lectores, supongo), a pesar de lo cual no he vuelto a leer un libro suyo. No por falta de ganas, pues he visto varios títulos que me resultan apetecibles. Por alguna razón, sin embargo, siempre he ido relegándolos por detrás de otras lecturas que me surgían, caóticas casi siempre. Esta vez he procurado dejarlo en la parte de arriba del montón para no tardar en disfrutarlo.


Dos historias nada decentes. Alan Bennett
Ed. Anagrama, 2013.
Título original: Smut. Two Unseemly Stories (2011)

Autor virtualmente desconocido para mí (hasta ahora tan sólo he leído sobre él), será la primera obra suya que explore. Ojeé hace tiempo La dama de la camioneta y Una lectora nada común, pero no me tentaron lo suficiente como para salir de la librería con ellos. Curioso, dada mi atracción por el humor, la ironía y la sátira. Por eso en esta ocasión he decidido darme una oportunidad con Bennett y estos dos relatos. Confío en que de aquí salga, al menos, una agradable amistad.   

lunes, 15 de abril de 2013

Punto de lectura: mansamente, en una ciudad francesa...


Este punto de lectura vino conmigo de uno de mis veranos por Francia, concretamente de un mercadillo de artesanía junto al Vieux Port de La Rochelle, ciudad marítima de la costa atlántica que no me canso de visitar. El placer de desayunar en una de las terracitas frente al puerto no tiene precio. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...