Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Notas de cata de octubre 2013

Este último mes ha sido un poco complicado y tanto el ritmo de lectura como el de actualización del blog se han visto ralentizados a mi pesar. Aun así, he podido pasar ratos maravillosos con los libros escogidos y, gracias a la lectura de Pratchett que estoy haciendo mensualmente con un estupendo grupo de gente, puedo recomendar a este autor como un buen antídoto contra el tedio en las salas de espera de las consultas médicas. Espero que mis impresiones os sirvan.

EL PAÍS DE LAS ÚLTIMAS COSAS. Paul Auster

Llevaba años sin leer a Paul Auster y he vuelto a él con la relectura de esta inquietante distopía que, en su momento, me hizo dejarlo a un lado en busca de libros menos amargos. Los años no me han hecho cambiar la visíon y, una vez más, lo he encontrado desasosegante, cínico y aterradoramente lúcido. Tiene una escritura que engancha y un trasfondo para hacer pensar y temblar. Sólo por eso, ha merecido la pena releerlo.


NACIÓN. Terry Pratchett

Esta es una obra diferente a las que nos suele tener acostumbrados Pratchett, no sólo por quedar fuera del célebre ciclo del Mundodisco. Enmarcada en una realidad histórica alternativa aunque llena de toques verosímiles que la alejan de la fantasía típica de él, se desarrolla una novela de aventuras, de iniciación y de madurez. Sin perder ese humor irónico que le es propio, aunque esta vez más sutil y con un regusto algo amargo. Quizá el saber que fue la novela que escribió tras diagnosticarle Alzheimer haga leerla y entenderla con otros ojos. Es, de cualquier modo, estupenda.

CUANDO LLEGUE EL INVIERNO. Mary Ann Clark Bremer

Es todo un regalo la prosa delicada y precisa que recorre estas 80 páginas que no necesitan de más para conmover, para enamorar, igual que me ocurrió con la primera entrega de estas memorias de vida y libros. Se lee rápido… si se quiere. Yo prefiero paladear cada frase, cada momento, y llenarme con cada impresión. Clark Bremer me ha hecho adicta a sus recuerdos.

LA MANO DE LA BUENA FORTUNA. Goran Petrovic

Intriga literaria, historias anidadas en otras historias y lectura en espiral. La impresión primera de esta novela ha sido de fascinación por el surrealismo onírico de la fantasía que la recorre. Hay que empaparse poco a poco, prestar atención, recorrer cuidadosamente el laberinto que nos propone; un paseo por un jardín serpenteante del que he disfrutado de principio a fin.

EL NIÑO PERDIDO. Thomas Wolfe

Otra creación pequeña en longitud, grande en intensidad, que demuestra que la calidad literaria no requiere de grandilocuencias ni páginas interminables: sólo hay que tener el talento para narrar con acierto y provocar la sensación adecuada. Esa capacidad la he encontrado en este libro y este autor, a quien me enfrentaba por vez primera y que estoy deseando repetir, a pesar de la tristura que me dejó.

SOUL MUSIC. Terry Pratchett


Esta sí forma parte de la serie del Mundodisco  y la entrega ya mensual en las catas. El objeto de la sátira (y el homenaje) en esta ocasión es, como cabe esperar por el título, la música, concretamente el rock. Llena de referencias contextuales, las sonrisillas sardónicas que despierta salpimentan esta reflexión sobre el peso de la memoria y la inevitabilidad de la vida y la muerte. Precisamente esta última, la Muerte, es para mí una de las mejores creaciones de Pratchett y me enamora en cada una de sus apariciones. 

11 comentarios:

  1. ¡Uys! Casi que prefiero esperar a estar en mejores circunstancias. Tengo muchas ganas de leer a Paul Auster, pero creo que no va a ser con este libro. Abrazos.
    Por cierto, ¡Bienvenida! de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Qué capacidad de síntesis.. te admiro ;)

    Auster es un autor que creo que no voy a tardar en catar yo también.Pratchett, no sé bien porqué, quizás por el género, es un autor que no acabo de decidirme a leer aunque conozco a muchos fans ;)

    Mary Ann Clark Bremer, una autora para paladear. Y vienen más entregas (yupi!). Goran Petrovic lo tengo en pendientes. Sobre El niño perdido... ya sabes, me encantó. Una de mis mejores lecturas de este año.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Tengo a Pratchett entre mis eternos pendientes. A ver si me animo :)

    ResponderEliminar
  4. Otra vez me encuentro con Paul Auster. Con vergüenza digo que tengo que leer algo de él, ya. ¿Esta novela de la que nos hablas puede ser una buena opción? Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Marisa: ¡Bienhallada! No sé por qué te da vergüenza ;-P Cada uno lee lo que le atrae y lo que le apetece, en general y cada momento, porque el momento es muy importante para que te guste y te cale un libro. He estado años sin leer a Paul Auster, todos estos en los que se le ha subido a los altares, precisamente, y no me avergüenzo de ello. Léelo cuando realmente te apetezca.
    En cuanto a si este libro es buena opción, no sé qué decirte. Es un libro duro, pero a mí me parece un libro excelente. Tengo un recuerdo estupendo de "La trilogía de Nueva York" y de "El palacio de la luna", también. Quizá los de Nueva York sean una buena aproximación.

    Ana Blasfuemia: Gracias :) Pues me viene, contradictoriamente, del impulso opuesto: tengo una tendencia a enrollarme tremenda y siempre temo ser pesada, ja ja.
    Pratchett es peculiar, sí, y puede costar cogerle el punto, pero yo soy adicta a él desde la primera página del primer libro suyo que leí. Esa mezcla de fantasía y sátira social me tienen loca. De Clark Bremer estoy deseando leer más, desde luego. Y próximamente quiero leer "Una puerta que nunca encontré", a ver si me gusta tanto como "El niño perdido".

    Ginger: No puedo asegurarte que te vaya a gustar Pratchett, porque cada uno es un mundo, pero dale una oportunidad en algún momento. Es un buen antídoto contra el estrés ;) Cuídate.

    ResponderEliminar

  6. Paul Auster siempre será un buen referente. Un lugar al cual, como lectores, podemos volver sin temor a decepcionarnos. Es cierto que pareciera que sus mejores tiempos quedaron atrás, al lado de su trilogía, pero su oficio literario sigue siendo uno de los mejores en el ámbito editorial actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, qué lapsus. No sé donde tengo últimamente la cabeza... Como ya decía, hacía mucho tiempo que no leía nada suyo, así que no puedo compararlo. A ver si me pongo otra vez con él.

      Eliminar
  7. Me quedo especialmente con Paul Auster y Thomas Wolfe. Si no los conociera, después de leer tus palabras no me quedaría más remedio que salir corriendo a buscarlos, je-je.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me siento yo a veces, con unas ganas de correr de libro en libro...

      Eliminar
  8. Cuando llegue el invierno, de Mary Ann Clark Bremer y el anterior, Una biblioteca de verano, son una verdadera delicia. Totalmente de acuerdo contigo. Me quedo de todos modos con el segundo...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El segundo que tú has mencionado o el segundo en el orden? ;-) Yo me niego a elegir, los quiero todos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...