Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Notas de cata del verano

Sí, ya lo sé, el verano no ha acabado todavía… No hasta el veintiuno de septiembre, en que el equinoccio de otoño lo haga oficial. Pero, reconocedlo, la ligereza estival ha quedado superada por el regreso a la rutina cotidiana: el trabajo, las clases, la casa, ese día a día que a veces se nos resiste y nos empuja a cerrar los ojos para imaginar que aún estamos tirados al sol, o recorriendo un monte, o fotografiando un paisaje exótico. Hace tres semanas estaba contemplando el brillo del sol en el mar, piensas, antes de abrir los ojos y encontrarte el brillo del fluorescente sobre un archivador que necesita con urgencia frotarlo con un trapo.

En fin, que septiembre está aquí. Nuevo curso, nuevas perspectivas, nuevas lecturas. Mientras nos ponemos a ello, aquí os dejo mis impresiones acerca de las lecturas en estos dos meses de calor y dispersión. He fallado con los clásicos: sólo ha caído uno, aunque excelente. En general, el balance ha sido positivo porque he encontrado libros que me han dejado encantada. Aquí los tenéis:


AÑOS DE GRACIA. Margaret Ayer Barnes
Retrato de una mujer y de una época en transición, del cambio de los tiempos y de la condición femenina, la novela se desliza sin estridencias a lo largo de una vida que escapa del melodrama gracias a un estilo sencillo y elegante. Alrededor de un personaje inicialmente anodino, se logra desenvolver un entramado de historias familiares que reflejan la sociedad de una época que muere y otra que llega. Esta obra de suave encanto le valió a la autora el premio Pulitzer en 1931.

WESTWOOD. Stella Gibbons

Precedida en mi memoria por la maliciosa Flora Poste, esta creación de Gibbons me ha dejado algo desconcertada. No hay despliegue de ironía traviesa sino suaves pinceladas con las que dibuja los personajes. Westwood es un fresco de la burguesía intelectual de una Inglaterra sacudida por la guerra, una galería de personajes que pretenden hacer de la cultura su bandera aunque dejan aflorar sus debilidades con un patetismo a veces cómico. Es un libro triste, bueno y triste, a pesar de las sonrisas que despierta en varias ocasiones. De los que dejan en la punta de la lengua un agridulce regusto.

UNA BIBLIOTECA DE VERANO. Mary Ann Clark Bremer
Deliciosamente fragmentario ejercicio de memoria, notable por el amor a los libros, breve, incompleto pero al tiempo intenso. De los que hacen desear seguir leyendo, saber más, acompañar a la autora-protagonista por los entresijos de su literaria vida. Conmovedor y dulce, para degustarlo a sorbos y volver a él.

EL MATRIMONIO DE LA SEÑORITA BUNCLE. D.E. Stevenson
Continuación del divertido enredo que fue “El libro de la señorita Buncle”, es entretenido y despierta la sonrisa, pero ha perdido peso. Le falta la frescura del primero, esa chispa desquiciada que teñía su humor con una pizca de ferocidad. Barbara ha crecido y se ha reposado; la escritura también. Algo más costumbrista, sigue haciendo sonreír pero se echa de menos ese punto de locura que me enganchó en la anterior. De cualquier modo, espero que Alba nos obsequie con el siguiente paso en el crecimiento de la estrafalaria Buncle.

EL FANTASMA ENAMORADO. Jonathan Carroll
Primer contacto con Carroll, de quien había recibido muchas y buenas referencias, no me ha decepcionado en absoluto. Esta fantasía surrealista y encantadora, bañada por el toque justo de diversión y de ternura, me ha hecho desear seguir conociendo la obra del autor. Humor y amor extraños que vuelven del revés la realidad, personajes que se calzan la extravagancia para recorrer con ella las páginas, un más allá demasiado cercano… efervescente y refrescante, el combinado entra de un trago.

EL SR. PENUMBRA Y SU LIBRERÍA 24 HORAS ABIERTA. Robin Sloan
Presentado como un libro lleno de humor e intriga, me ha decepcionado en ambos sentidos. Confieso que me dejé llevar por el título, que sentía sugerente: un señor Penumbra que evocaba oscuridad y misterio y una librería que no cerraba. Pues me estrellé contra la puerta. Quizá sea que mi sentido del humor no es el adecuado, pero ni siquiera me hizo sonreír. Y el desarrollo de la intriga se queda en el camino, lo cual es una lástima porque la idea podría haber dado más de sí. Los personajes son planos, la trama está prendida con alfileres, el estilo no es sencillo sino insuficiente… En resumen, se me atragantó. Una pena.

DIOSES MENORES. Terry Pratchett
Una de las novelas de Pratchett, para mí, más contundentes de Pratchett, Sátira inmisericorde a las religiones establecidas y también novela de iniciación y crecimiento, muestra el poder de manipulación de las creencias a través de las jerarquías eclesiásticas a través del desopilante cristal que es el Mundodisco. Con su particular humor, arremete contra el dogmatismo con la risa como arma y resulta claro vencedor. En esta segunda lectura me ha gustado incluso más que la primera y, definitivamente, forma parte de mis imprescindibles.

LAS LUNAS DE JÚPITER. Alice Munro
Colección de relatos de belleza tan áspera que a veces pincha. Pequeños dramas cotidianos, mujeres tristes, mujeres rotas, mujeres que intentan amar y a veces no saben cómo hacerlo; delicado y deprimente a un tiempo, me gustó leerlo a gotas, de historia en historia, para no dejarme contagiar por la infelicidad que lo recorre.

LA DULCE ENVENENADORA. Arto Paasilinna
Soledad y vejez aliñadas con humor negro producen, como poco, una mezcla curiosa de probar. Con momentos absurdos y otros enternecedores, las vicisitudes de esta entrañable anciana que sólo quiere vivir tranquila me han regalado más de una sonrisa. Como aperitivo para conocer a Paasilinna ha sido satisfactorio.

ALMAS GRISES. Philippe Claudel
Aunque se centra en el asesinato de una niña, no es una novela policíaca sino un examen de conciencias embotadas por la muerte y la culpa. La ambientación es lo de menos: son los personajes, sus relaciones, sus entresijos mentales. El poso desgarrador de sus  almas que su actitud ante la vida ha dejado grises, envilecidas. A pesar de la amargura que emborracha las páginas, la escritura es precisa y tiene un punto de elegancia que me ha gustado saborear.

LOS HABITANTES DEL BOSQUE. Thomas Hardy
Impecable y maravillosa, esta obra hace del bosque que le da título el protagonista absoluto de la historia. En una trama dominada por los imperativos de la sociedad y del deseo, Hardy retoma los temas de los conflictos  de clase y el enfrentamiento entre deber y pasión con un estilo excepcional. Los personajes rebosan humanidad imperfecta, el ritmo te envuelve y la sombría belleza del bosque lo impregna todo de principio a fin.

LORES Y DAMAS. Terry Pratchett
Siguiente escala en el repaso del crisol de realidades refundidas que es el Mundodisco y, en concreto, de la ácida ironía de la saga de las brujas. En esta ocasión la mirada del burlador cae sobre la credulidad del ser humano y su capacidad para sobreponerse. Con una excusa mítica y, como es frecuente en Pratchett, lleno de referencias metaliterarias que muchas veces se escapan, nos sumerge en otra historia delirante que pone en evidencia la naturaleza humana a golpe de carcajada.



ARKANSAS. David Leavitt
Otra relación literaria iniciada con relatos. Estos, con fuerte carga autobiográfica, al menos dos de los tres que componen el libro; el tercero es el que más me ha gustado. Son crudos, puntiagudos como un erizo a la defensiva. Un poco desabridos aunque con cierta socarronería con la que se burla incluso de sí mismo, eso me atrae. Me han sabido a poco, así que tendré que seguir intentándolo con Leavitt.

LA BUENA NOVELA. Laurence Cossé

Interesante y discutible en sus premisas, creo que esta obra no puede dejar indiferente aunque sólo sea por su llamada de atención: la apertura de una librería dedicada exclusivamente a vender “buenas” novelas. A partir de ahí, la historia tiene un desarrollo y nuestras reacciones, en paralelo, también. ¿Con quién identificarnos? ¿Con los libreros que proclaman su independencia del marketing editorial y promulgan una suerte de elitismo literario? ¿Con el lector “de a pie” que se siente denigrado por sus gustos llanos? Al margen de la polémica eterna entre libros comerciales y de calidad, esta novela está escrita con ingenio, con clase y con destellos de ironía sutil. El libro da para mucho que pensar, escribir y discutir pero, entre tanto, ha sido una gozada disfrutar no sólo con la historia sino con el entusiasta amor por los libros, por las palabras, que rebosa en cada página.

2 comentarios:

  1. De entre los que has mencionado tengo unos cuantos pendientes aunque veo que alguno te ha decepcionado.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Qué suavemente lo dices ;)
    Bueno, no nos pueden gustar todos y, además, así se aprecian más los demás.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...