Leer es un vicio solitario que se puede compartir.

lunes, 15 de abril de 2013

Punto de lectura: mansamente, en una ciudad francesa...


Este punto de lectura vino conmigo de uno de mis veranos por Francia, concretamente de un mercadillo de artesanía junto al Vieux Port de La Rochelle, ciudad marítima de la costa atlántica que no me canso de visitar. El placer de desayunar en una de las terracitas frente al puerto no tiene precio. 




A pesar de su estética naïf, viniendo de donde viene, no pude sino dejarlo marcando los versos de un poeta también francés. Probablemente es el poema más famoso de Verlaine:

Il pleut doucement en ville.
ARTHUR RIMBAUD
Il pleure dans mon coeur
Comme il pleut sur la ville;
Quelle est cette langueur
Qui pénètre mon coeur?

Ô bruit doux de la pluie
Par terre et sur les toits!
Pour un coeur qui s'ennuie,
Ô le chant de la pluie!

Il pleure sans raison
Dans ce coeur qui s'écoeure.
Quoi! nulle trahison?…
Ce deuil est sans raison.

C'est bien la pire peine
De ne savoir pourquoi,
Sans amour et sans haine,
Mon coeur a tant de peine!
*****
Llueve mansamente en la ciudad
ARTHUR RIMBAUD
Llora en mi corazón
como llueve en la ciudad;
¿qué languidez es ésa
que penetra en mi corazón?

¡Oh, ruido suave de la lluvia
en la tierra y en los tejados!
Para un corazón que se aburre
¡el canto de la lluvia!

Llora sin razón
en este corazón que se revuelve.
¡Qué! ¿Ninguna traición?…
Ese luto es sin razón.

¡Es pues la peor pena
no saber por qué,
sin amor y sin odio,
mi corazón siente tanta pena!

De “Romanzas sin palabras” (1875)

La traducción del poema es de Carmen Morales y Claude Dubois para la edición bilingüe de Nórdica Libros (2008), la cual me gusta mucho más que la de mi pequeño volumen de los Clásicos Universales Planeta (1992) aunque he mantenido el encabezamiento no tanto por capricho como porque la sonoridad del “mansamente” me resulta más evocadora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...